lunes, 19 de febrero de 2024

#reseña #temporadadehuracanes #fernandamelchor

Acabo de leer "Temporada de huracanes" (Random House, 2017), de Fernanda Melchor.




Título muy adecuado para una novela que es un huracán en sí misma.
Desde la escritura sin párrafos, sin apenas puntos y aparte -que hace ahogarse al lector en su afán de llegar al ansiado final de la frase-, hasta el tornado de personajes que la pueblan, y cuyas vidas darán vueltas a velocidades de vértigo, este huracán de novela no dejará indiferente a nadie.

Nada es mesurado en esta historia. Destaca el lenguaje localista, sucio, furioso, con tantos modismos mexicanos que una se pierde con frecuencia, lo que enlentece mucho la lectura al principio.
Como la ralentiza también el elenco de personajes que se nos van presentando y los saltos en el tiempo que se usan para ello.
La historia es truculenta donde las haya. Se nos presenta un crimen y los posibles autores, con descripciones pormenorizadas de sus vidas y motivaciones.
Se nos revela un México profundo, olvidado, desmedido, devastado por la pobreza y las drogas. Se tratan temas muy duros. el machismo, la pr0stitución, la vi0lencia extrema, el p0rno, la corrupción policial, la homofobia... 
Todo esto podría haber sido una historia sensacionalista más si no fuera por la forma en que se cuenta. La autora, en la línea del experimentalismo de la nueva narrativa latinoamericana, logra dar con la voz -rota, desgarrada, soez, desmesurada- adecuada para contar semejante barbarie. Está claro que una historia así no se podía contar con la elegancia de la prosa de "El gran Gastby" por ejemplo.
Muy bien por Melchor que, con lenguaje tan extremado, nos expone los hechos crudos sin paños calientes.
Ahora bien, no ha sido una lectura de sobresaliente para mí. No sé cómo explicar el desapego que he sentido por esta obra en muchas de sus páginas. Después de darle muchas vueltas creo que, en mi opinión, y coincidiendo con un comentarista de goodreads, los personajes son demasiado planos, es decir, no hay contraste a tanta maldad, a tanta vi0lencia. Son demasiado viles, no hay rasgos que les doten de humanidad, que les hagan reales.
Pero esto es una impresión mía que no debe desmerecer todas las demás cualidades de la obra.
Escucho su opinión si tienen a bien dármela...

jueves, 15 de febrero de 2024

#reseña #elconsentimiento #vanessaspringora

Acabo de leer "El consentimiento" (Lumen, 2020), de Vanessa Springora.


En esta novela se nos narra el acoso y derribo s3xual de una menor de 13 años, a manos de un hombre que tiene 36 más que ella.
Él es un escritor famoso que, amparado en esa fama, ejerce la ped0filia con niños y niñas.
En el caso que nos ocupa, Springora cuenta su propia vivencia. Ha necesitado muchos años para comprender la ambigüedad de la palabra "consentimiento". Porque fueron relaciones "consentidas", así nos cuenta que las vivió en su momento. Pero ¿qué puede significar esa palabra en una preadolescente de 13 años frente a un hombre culto, refinado, famoso, de más de 50?
Es inevitable hacer paralelismos con la "Lolita" de Nabokov, la autora misma la nombra más de una vez en esta novela, aunque aquí no existe el enamoramiento/obsesión del adulto por la niña, ni la seducción por parte de la menor. Esta novela es más sórdida, si eso es posible. Él es un depredador de menores, de varios a la vez, sin remordimientos; ella, una niña que quiere gustar y se siente halagada por la atención que recibe, no de sus padres separados, sino de un hombre respetado en los círculos intelectuales del país. 
La madre, por cierto, después de una débil oposición, defiende la situación ante todo el mundo.
Esto y mucho más es lo que denuncia Springora en esta obra, en un ejercicio de catarsis como solo puede proporcionar la escritura.
Ha sido difícil de leer, incómoda, sórdida, como ya he dicho antes, pero es necesaria. Supuso un revulsivo profundo en Francia cuando se publicó, en el sentido de que quizá se es demasiado permisivo con los hombres de cierto prestigio intelectual, se les dan ciertos "permisos" (que, por supuesto, nunca piden) que son intolerables.
Valiente Springora, que además escribe bastante bien en mi opinión.
¿Conocen esta obra? ¿Qué les pareció?
Les leo en comentarios.

domingo, 11 de febrero de 2024

#reseña #vera #elizabethvonarnim

Acabo de leer "Vera" (fecha de publicación 1921; Trotalibros, 2021), de Elizabeth von Arnim.




No me puedo explicar cómo no había leído yo este libro antes. ¿Por qué nadie me dijo hasta ahora que existía esta joya?
Me interesó porque empecé a leer varias reseñas de compañeras que la ponían por las nubes, y porque se dice que es la antecesora de "Rebeca" (1938) de Daphne de Maurier, uno de mis libros preferidos.
Esta es una novela extraordinaria, adelantada a su tiempo, que explora el maltrato psicológico en el matrimonio, tema tabú en la época.
Nos cuenta cómo un hombre maduro enreda en su tela de araña a Lucy, una jovencita solitaria que acaba de perder a su padre.
La novela es asfixiante porque tú asistes impotente al proceso de anulamiento de Lucy, a sus esfuerzos por agradar, a sus constantes justificaciones para el comportamiento de su esposo, un ser egoísta y manipulador, carente de empatía con cualquier ser humano, especialmente con Lucy y con Vera, su anterior esposa que murió en circunstancias extrañas.
El estudio de los personajes es profundo, apabullante, estremecedor, sazonado con un fondo de humor inglés que aligera la trama y le da un toque sofisticado muy propio de la literatura británica.
A ratos me recordaba a Jane Austen, pero aquí la crítica de la institución del matrimonio es brutal, es el después de "y comieron perdices", lo que casi nunca se cuenta, y menos en aquella época, y menos tan bien escrito.

No puedo menos que pedirles que den una oportunidad a esta obra; no es muy extensa, no van a perder mucho de su tiempo, y van a salir transformados, como corresponde a tamaña gesta literaria.

viernes, 9 de febrero de 2024

#reseña #lossietemaridosdeevelynhugo #taylorjenkinsreid

Acabo de leer "Los siete maridos de Evelyn Hugo" (Umbriel, 2020), de Taylor Jenkins Reid.



Vengo de leer "Todos quieren a Daisy Jones" de esta misma autora. Aún sabiendo que no era una gran obra, no me desagradó. Aquí veo que se repite el mismo patrón: gente famosa con los problemas que eso conlleva. En aquel libro fue la música, aquí es Hollywood.

Cogemos y contamos la vida tormentosa de estas celebridades: cómo de dificultosa fue su llegada a la fama, cómo viven cuando llegan a la cima, cómo constatan que no era tan bonito el sueño que al fin alcanzan, cómo pierden tantas cosas por el camino...

Añadimos a esto supuestos reportajes y entrevistas de la época, canciones o películas inventadas, truculentas vidas de pobres niños ricos, finales más truculentos aún... Y ya tenemos un libro que se puede replicar todas las veces que queramos.

No, y mil veces no.

Si me sorprendió un tanto la frescura de "Todos quieren a Daisy..." (aunque es posterior), la repetición y el abaratamiento de la fórmula me han decepcionado. Estaba deseando que se acabara la novela y, a ratos, desconectaba sin darme ni cuenta.
Un buen rato perdido, eso es lo que ha sido para mí. Espero que si ustedes la han leído la hayan disfrutado más que yo.

Si quieren contármelo, les escucho...