sábado, 31 de diciembre de 2016

jueves, 3 de noviembre de 2016

Fue un año muy bueno...

Serendipia es una palabra que conocí a través de la película Serendipity. Después, Mercedes @londones la usó mucho en su tesis doctoral y ya tiene un significado especial para ella y para mí. 
No he podido dejar de pensar en la dichosa palabra cuando por dos vías distintas me ha llegado una canción que jamás, y subrayo jamás, porque miren que es raro, había oído de Frank Sinatra. Se supone que más o menos todos hemos conocido sus canciones, ¿cómo esta se me había escapado a mí? 
No me resisto a pensar que... "¡por serendipia!"

No esperarán que piense en designios divinos, ya me conocen, soy más partidaria de la teoría de las casualidades de Hawkings...

El caso es que esta maravilla de canción me ha venido ¡cómo no, por las series que estoy viendo en la actualidad! Aparecía en un capítulo de Los Soprano y en otro de Sexo en Nueva York, ¡y los vi el mismo día, uno después de otro! 
En Los Soprano sonaba como música de fondo en una escena y me llamó la atención, como a ustedes se la llamará en cuanto la oigan. En Sexo en Nueva York, mister Big, ese escurridizo hombre en el que todas hemos proyectado nuestros odios, se la dedica a Carrie en un karaoke. 
¡Ayy, si yo tuviera otros sentires pensaría que hay un propósito oculto en todo eso, pero como yo soy yo y mis circunstancias/elecciones vitales, simplemente y nada menos, creo que hubo serendipia y de la buena!

IT WAS A VERY GOOD YEAR (FRANK SINATRA, 1965)

Si nos centramos en la canción, veremos que empieza con un un clarinete, un arpa y un poco de cuerda. Los instrumentos tratarán de representar después las distintas estaciones y lugares: la sección de viento intentará evocar los pájaros para el campo, el ruido en la ciudad...
La letra habla de la vida, no muy diferente a la de cada uno de nosotros, en este caso asociándola a las mujeres que ha conocido. Se queda con los buenos momentos que le definen como lo que es hoy. ¡Buena manera de mirar al pasado sin lamentarse de nada!

LETRA DE LA CANCIÓN
English    
When I was seventeen 
It was a very good year
It was a very good year 
For small town girls 
And soft summer nights
We'd hide from the lights 
On the village green
When I was seventeen

When I was twenty-one 
It was a very good year
It was a very good year 
For city girls 
Who lived up the stair
With all that perfumed hair 
And it came undone
When I was twenty-one

When I was thirty-five 
It was a very good year
It was a very good year 
For blue-blooded girls
Of independent means 
We'd ride in limousines
Their chauffeurs would drive
When I was thirty-five

But now the days are short 
I'm in the autumn of the year
And now I think of my life 
As vintage wine 
From fine old keg
From the brim to the dreg 
It poured sweet and clear

It was a very good year ...

Español
Cuando tenía diecisiete
Fue un muy buen año.
Fue un muy buen año
Para chicas pueblerinas
Y agradables noches de verano.
Escapábamos de las luces
Hacia los parques del pueblo.
Cuando tenía diecisiete ...

Cuando tenía veintiuno
Fue un muy buen año.
Fue un muy buen año
Para chicas de ciudad
Que vivían en apartamentos.
Con el cabello perfumado
Que dejaban suelto.
Cuando tenía veintiuno ...

Cuando tenía treinta y cinco
Fue un muy buen año.
Fue un muy buen año
Para chicas de sangre azul.
Viviendo de sus rentas,
Andábamos en limusinas,
Conducidas por sus chóferes.
Cuando tenía treinta y cinco ...

Pero ahora los días se acortan,
Estoy en el otoño de la vida.
Y ahora veo mi vida
Como un vino de vendimia
De antiguos y finos toneles
Desde el borde hasta la base
Vertido con dulzura y claridad.

Fue un muy buen año ...

Mi pregunta es ¿tienen un ratito de esos de reflexiones a solas para dilucidar cuáles fueron sus mejores años y las personas que los hicieron posibles? Esta vez no les pido que compartan, sería algo indiscreto por mi parte :))
Les dejo el vídeo de cómo fue grabada y les recomiendo oigan las versiones de Robbie Williams o Shirley Bassey, por ejemplo. 
Podríamos decir que Bibliofagia, sección "Servicio Público", les acaba de proporcionar una píldora bastante efectiva contra el pesimismo y la añoranza del pasado. La música tiene este poder, deberíamos usarla más frecuentemente teniéndola ordenada en alacenas por colores, sabores, sentimientos, terapias...
Les dejo con la píldora del día... 



  

jueves, 20 de octubre de 2016

Pon banda sonora a tu vida-1

Me decido hoy a compartir con ustedes parte de la banda sonora de mi vida, esas canciones que me han marcado por uno u otro motivo. Las he agrupado en una modesta lista de reproducción que espero les agrade.
Les explico por qué las he elegido y qué recuerdos traen a mi memoria.



1.- Mi primera elección ha sido Mediterráneo de Serrat. Me parece una de las canciones más hermosas de nuestro idioma. Además, yo nací en la ciudad de Alicante, a pocos metros de ese mar, ¿será por eso que es el entorno donde más a gusto me encuentro? Mi hija dice que en alguna otra vida debo de haber sido sirena :)) Me gusta el agua, el colchón de la arena, el olor a algas, las lapas, nadar, bucear, secarme al sol...

2.- Y del mar a la ciudad, porque ya adolescente descubrí Moon River, la versión cantada en la película, el glamour en estado puro, la historia de amor, claro, lo que cualquier chica querría ser: alta, delgada, elegante, sofisticada... antagónica a la chica de pueblo que yo era. 
Creo que no he visto bastantes veces esta película... uhmmmm!!!

3.- Una de mis canciones preferidas de todos los tiempos es Angie de los Rolling Stones, ¡para una vez que escriben una balada dieron en el centro de la diana! La cadencia de la melodia, unida a la, por una vez, ternura en la voz de Jagger, hacen que me emocione cada vez que la escucho. Añadan a esto la revolución hormonal de mi juventud y... ¡no había color! La recuerdo como el oasis de paz en las discotecas de mi época, a las que era muy aficionada.

4.- El amor también tenía la otra parte, la amarga, la desolación de la pérdida, y para mí nadie lo expresó mejor que Jacques Brel con su Ne me quitte pas. Es sin duda la canción más bella sobre lo que se siente cuando te dejan, lo que unido a la musicalidad del idioma francés y la interpretación de Brel, hacen de ella una experiencia inolvidable. Sé la letra de memoria, no se puede expresar mejor el desgarro del desamor.

5.- Los que me conocen saben que soy adicta a las series, aunque nunca les he hablado de una de mis preferidas, Ally McBeal. Allí conocí la que con el tiempo se ha convertido en mi canción bandera, tal es así que el día de mi jubilación sonaba por todos los altavoces del colegio. Se trata de Every breath you take de Police, que Sting canta en la serie con el actor Robert Downey Jr. Espero que les guste tanto como a mí.

6.- Y si hablamos de canciones de amor, no puedo dejar de incluir aquí la versión amarga, intensa, desgarrada de Extremoduro con su Tango suicida. No voy a descubrir nada que ustedes no sepan, pero ahora que los Nobel de Literatura van a parar a manos de poetas/cantantes, no he podido menos que recordar la manera tan particular de desgranar las palabras que posee de manera excelsa Robe.
Descubrí tarde a este grupo, fue gracias a mi hijo, y nunca pensé que hubiera tanta poesía y rock del bueno juntos.

De mi historia de amor con el rock les hablaré otro día... De momento, les dejo con mi primera banda sonora vital, que viene a ser como esos libros que te acompañaron en tu azaroso devenir por según qué caminos, pero en otro formato, en otro soporte, en otro emocionario...
Gracias por leer hasta aquí.



jueves, 15 de septiembre de 2016

Va de series

Últimamente me ha dado por seguir varias series que quería compartir con ustedes. 
Esto no viene de ahora, no. 


Todo empezó con The walking dead: las historias de zombis en mi casa son sagradas, y al cabo de pocos capítulos ya los considerábamos de la familia (este es el secreto de las series, por si no lo sabían).

Hace un par de años unos compañeros me indicaron cuáles de las nuevas no debería perderme. Parecía haber una eclosión, así que empecé con Juego de tronos; sí, por la puerta grande, LA serie entre las series, solo superada, en mi opinión, por Breaking bad, ante cuyos autores me prosternaré eternamente
Así que ahí van mis dos primeras recomendaciones: la épica, tremenda y desmedida historia de poder en la Edad Media (cuyo libro estoy leyendo ahora), y la aparentemente inocua, gris y prosaica vida de Walter White, que nos hace sospechar del posible monstruo que llevamos dentro.
De la primera me enamoraron sus excesos que quedan "justificados por las necesidades del guion", ¡hasta te crees lo de los dragones sin empacho alguno! Y las interpretaciones magistrales de algunos de sus protagonistas; el enano y el bastardo son mis favoritos, sin menospreciar a Cercey o a Emilia Clarke.
El caso de Walter, que luego deviene en Heisenberg, es aparte. La fuerza de esta serie está en la evolución del protagonista. Como él mismo dijo, en la serie Friends (serie de culto en casa, por cierto, nos sabemos hasta los diálogos) los personajes siguen siendo fieles a sí mismos a lo largo de todas sus temporadas: Phoebe es alocada, Ross tierno, Joey mujeriego... Por el contrario, Walter White va evolucionando y poniéndonos los pelos de punta hasta convertirse en un escalofriante, sombrío y volátil ser humano, como los productos que fabrica.

Para aligerar la cosa me enganché luego a Orange is the new black (me tengo que leer el libro autobiográfico, me interesa hasta ese punto), rompedora serie de una cárcel de mujeres en la que el drama y la comedia se dan la mano para dejarme boquiabierta capítulo sí y capítulo también.


Tuve un paréntesis de desintoxicación hasta mediados de este verano, cuando leí sobre Catastrophe, y ... ¡volví a caer!...
Catastrophe es una modesta serie británica con unos diálogos increíbles. No crean que la elegí porque la protagonista es maestra :)) ; fue porque al ver el capítulo piloto descubrí que ahora me interesan las historias de amor al revés. Esas que empiezan con hijo y boda rápida y ¡ya se enamorarán después... si eso...! Mientras tanto disfrutamos de las peripecias de una pareja que por una vez y ¡pásmense!, es ya madura. Os la recomiendo vivamente.


En esta interesante línea antirromántica, acabo de ver Eres lo peor, donde una pareja bastante atípica intenta por todos los medios no enamorarse ni comprometerse. Muy divertida, aunque con algunos altibajos en el desarrollo de los personajes secundarios que quitan brillo a algunas escenas. Sin embargo, los protagonistas escandalizan y admiran a partes iguales, y bordan sus interpretaciones, sobre todo ella, en estado de gracia cuando después de ver su euforia continua nos convence de que es carne de depresión. En agosto se ha estrenado la 3ª temporada, ¡esperemos que siga sorprendiendo!




Tengo algunas otras series que comentarles, pero no quiero cansarles más hoy.
¿Alguna recomendación para esta adicta? Ya saben... de esas que debería ver antes de morir...

 

domingo, 28 de agosto de 2016

"El curioso incidente del perro a medianoche"

Hace una semana que terminé el libro "El curioso incidente del perro a medianoche" de Mark Haddon y quería compartir mis impresiones con ustedes.

No me ha gustado que me hayan vendido esta obra como "una novela que no se parece a ninguna otra", con "uno de los protagonistas más originales que han surgido en el panorama de la narrativa internacional en los últimos años"; pero claro, para eso la he leído, para tener mi propia opinión. Y es la siguiente:

Es una obra que se parece a muchas otras. En concreto pensaba en "El niño con el pijama de rayas", pero seguro que ustedes sabrán de muchas más.
¿Original el protagonista por ser Asperger? Recuerden a los protagonistas de tantas y tantas obras: Forrest Gump, El sexto sentido, el niño autista de Al rojo vivo...
Esa especie de viaje iniciático que emprende el protagonista queda deslavazado, sin intención ni objetivos claros en la forma de enfocarlo; el escritor se queda en la superficie y la ocasión se le escapa entre los dedos.

Aún así, el libro tiene sus momentos. Uno de ellos, en mi opinión, es cuando para ejemplificar que los Asperger carecen de sentido del humor,  Christopher cuenta uno de los 3 chistes que se sabe:
"Desde un tren ven una vaca marrón en el campo.
Y el economista dice:
- Mirad, en Escocia las vacas son marrones.
Y el lógico dice: 
- No. En Escocia hay vacas de las cuales una, por lo menos, es marrón.
Y el matemático dice:
- No. En Escocia hay por lo menos una vaca, un costado de la cual parece ser marrón."
Con lo cual, el chico concluye que los matemáticos son los mejores.

O cuando explica muy gráficamente su miedo a las personas:
"Cuando estoy en un sitio nuevo, como lo veo todo, es como cuando un ordenador está haciendo demasiadas cosas a la vez y el procesador está saturado [...] y las personas te hablan y hacen cosas que tú no esperas, así que tienes que darte cuenta de todo lo que hay en ese sitio, y además tienes que darte cuenta de las cosas que podrían ocurrir [...], es como un ordenador que se cuelga, y tengo que cerrar los ojos y taparme las orejas con las manos y gemir, que es como cuando aprietas CONTROL + ALT + SUPR y cierras programas y apagas el ordenador y lo reinicias...".

Por lo demás, a mí más bien me parece un bestseller emotivo, quizá bienintencionado, con el plus de ser primera obra de un escritor joven, y como tal idealizado.
Ya sabemos lo que vende la minusvalía mal entendida, cómo empatizamos con el que es diferente desde la comodidad de nuestra vida "normal".
Dense una vuelta por el blog de mi amigo Pedro Roberto Casanova, PROGRAMA PILOTO DESPERTAR. En él aprenderán que esa postura de superioridad y lejanía hacia las personas con capacidades diferentes es, cuando menos, absurda, porque todos somos personas diferentes, si lo prefieren discapacitadas, en algún momento: "La discapacidad es una categoría a la que todos llegamos en ciertos periodos de nuestra vida por distintos motivos (infancia, accidente, enfermedad, embarazo, vejez)."  
Revisen la definición que ahí se nos propone de discapacidad: "Una persona es discapacitada porque en el medio no existen facilidades que le permitan estar en igualdad de circunstancias para acceder a las mismas oportunidades que tienen los demás miembros de una comunidad."

No dudo de que esta novela quiere poner en valor a los seres con capacidades diferentes, de hecho he aprendido y reflexionado sobre aspectos de la vida de los Asperger que no conocía. En este sentido, cualquier obra que dé a conocer al gran público sus singularidades, me parece bien.
También creo que podría ser un libro a tener en cuenta para la animación a la lectura, por su lenguaje fácil, su falta de profundidad y sus escasas páginas.
Lo que no me gusta es que me lo vendan como literatura, porque creo que no lo es.

viernes, 19 de agosto de 2016

"El atlas de las nubes"

Saben que tengo una lista de 1001 libros que hay que leer antes de morir. Me he propuesto leer la parte del siglo XXI e ir hacia arriba. Hace poco he acabado El atlas de las nubes (David Mitchell, 2004). 



Me llamó la atención al leer reseñas por aquí y por allá que fuera una especie de puzzle formado por seis historias que se iban entretejiendo entre sí. Van de la primera mitad del siglo XIX a futuros lejanos (2144) o lejanísimos (2321), pasando por los años treinta del siglo pasado, los setenta y nuestro presente. Siempre he tenido debilidad por la "arquitectura" literaria, por esas tramas en la que se alteran las convenciones lingüísticas y estructurales de la literatura. Tengo dos creaciones muy presentes cuando hablo de ello: Rayuela y Bella del Señor. Las dos, obras maestras de la literatura; espero que estén de acuerdo.

Bueno... pues en mi opinión, no es este el caso. No es que no sea una novela recomendable a trozos, lo que digo es que queda en un intento fallido de ser una gran obra. 
En esa pluralidad de historias esparcidas en el tiempo y las más variadas geografías, las tramas se interpelan, echan el lazo entre sí, en un intento de establecer paralelismos y ofrecer un discurso sobre la humanidad y el cosmos, de dudoso, en mi opinión, calado filosófico-místico. La tesis de que el ser humano es el único animal capaz de destruirse a sí mismo por su avaricia y afán de poder, es muy vieja y demasiado versionada, la mayoría de las veces mejor que aquí.
Con un comienzo prometedor en la primera historia, que a mí me ha recordado mucho el principio de Moby Dick, y una segunda historia que mantiene el nivel por el uso del lenguaje musical en contextos imposibles, la novela empieza a hacer aguas en los siguientes capítulos. 
La trama futurista recuerda demasiado a la de las sociedades distópicas de Un mundo feliz o 1984, sin añadir enfoques nuevos. La de suspense, es más que previsible, aunque la más floja, a mi entender, es la de la sociedad post-apocalíptica, que roza muchas veces el absurdo.
En cuanto a su manera de encajarlas, yo me esperaba algo más elaborado, no una concatenación de hechos fortuitos. Es un reflejo de lo hilvanado y no cosido que está todo: el continente, el contenido y la tesis que lo sustenta todo.

Como siempre, busqué si había versión cinematográfica. Esperé a terminar de leer las casi 900 páginas para ver si la visión de los directores de la película mejoraba algo la mía sobre el libro. Pues bien, si no les recomiendo la novela como una gran obra, pero sí como algo aceptable, incluso a ratos mejor que según qué bestsellers, no puedo recomendar la película bajo ninguna circunstancia. Aunque en principio parecía interesante que los mismos actores, a base de maquillaje, hicieran diversos papeles en las seis historias, este enfoque se vuelve en su contra cuando las caracterizaciones son poco mejores que el cartón-piedra, los decorados, imposibles y el entramado de las historias, diferente pero tirando a peor.
Este es el tráiler oficial; ustedes mismos...

Así que no es esta mi lectura prefe del verano 2016, precisamente, como he leído que lo es En manos de las furias de Lauren Groff, para una compañera de Facebook, que la leyó por curiosidad ya que la recomendaba Obama, ¡ni más ni menos! 
Mientras buceo y averiguo con Mr. Google si vale la pena hacer la inversión, ¿no tendrán ustedes alguna recomendación que hacerme? ¿Cuál es esa obra que les ha fascinado este verano... o en su defecto, cualquier otro verano de su vida? 
Va... no me dejen en ascuas.
Gracias, nos seguimos leyendo... 
 

jueves, 11 de agosto de 2016

Lo que queda del día

En esta entrada les dije que iría reseñando poco a poco algunas de las obras que voy leyendo. Aunque leí esta obra en agosto de 2014, la tengo muy fresca en mi memoria... seguramente porque la modalidad fue a cuatro ojos, o sea, al mismo tiempo que lo hacía una amiga lejana en la distancia. Al acabar intercambiamos nuestras opiniones por correo. Les dejo un extracto de ambas.


Mi amiga escribía, entre otras cosas:  Aunque el narrador es interno, no resulta demasiado introspectiva, cosa que suelo agradecer bastante porque cuando ahonda mucho en los sentires…, me suele producir ¿fatiga? ¿desazón?... No sabría definirlo, tal  vez, exceso de carga emotiva y para una mente más racional que visceral…
El exceso de servilismo lo siento trasnochado, pero si me transporto a esa época, totalmente normal y, hoy en día, muy criticable.
¿Autodominio? Por supuesto, porque mantener el tipo como lo hizo Stevens en el momento justo de la muerte de su padre es algo difícil de conseguir. Los diálogos entre el mayordomo y el ama de llaves resultan agradables e ilustrativos al mismo tiempo. A pesar de la distancia que se marcan entre ellos, afloran conatos de intimismo.
Aunque el marco narrativo está muy definido, el perfil psicológico de muchos personajes tiene un gran correlato con la actualidad. Lo que nos invita a subscribir que cambiarán las sociedades pero la condición humana es la de siempre, eso sí, adaptándose a los cambios que se nos imponen por imperativo social. 
Al fin llega el tan deseado encuentro con mistress  Benn (como la llama después de haberse casado). Encuentro que supongo que tod@s l@s lector@s esperan con impaciencia. Yo, una de ellas. Diálogo sosegado, inesperado por Stevens, que se había hecho otra idea de cómo iba a transcurrir y, al mismo tiempo ¿? ¿ cómo expresar con palabras ese sentimiento mutuo y silencioso que ella fue capaz de desvelar, aunque ya demasiado tarde para hacerlo realidad. Y cómo los ojos anegados en lágrimas de Stevens nos dejan ver que ese sentir era también correspondido. ¡Qué calidad literaria adquiere el relato!

Aquí les dejo, completa, la exquisita película de James Ivory (1993); no la he encontrado con subtítulos:

Yo escribía entre otras cosas: Yo ya sabía que este libro me gustaría. Me atrae sobremanera la contención de sentimientos de la personalidad anglosajona. Ese reprimir en todo momento el mundo interior, es una característica que conocemos bien todos los tímidos, y yo quería saber cómo la reflejaba este autor, japonés curiosamente, aunque británico de adopción.
La prosa me parece muy elegante, a tono con el mundo que se describe, esa coherencia me parece lo mejor del libro.
Siempre me pregunto al terminar una obra cuál es la tesis. En este caso, es el determinismo social. Yo añado mi subtesis: el ser humano necesita tener objetivos elevados en la vida, sea cual sea su ocupación en la misma. La grandeza del personaje principal reside, a mi modo de ver, en que busca transcender la cotidianidad de su trabajo. Engrandece su profesión, su carrera, como él la llama, introduciendo elementos de servicio a la humanidad al ser la sombra de un gran señor.
Es la famosa dignidad, de la que tantas veces habla, y a la que tantas cosas sacrifica. La muerte de su padre y el amor al ama de llaves, son algunas de ellas. Consecuente hasta el final, nunca reconoce el precio que ha pagado por ella, y se dispone a pasar los restos del día, de su propia vida, tan vacíos como hasta ahora. Esa fidelidad sin resquicios, es peligrosa. Encuentro similitud entre el servilismo de este mayordomo, y los militantes del fascismo hitleriano en Alemania (otro de los temas del libro). Nada bueno puede surgir de la obediencia ciega y el silenciamiento de las ideas del ser humano.
Es una pena que el mayordomo sólo encuentre esta forma de realizarse en la vida. Esos prejuicios clasistas son los que tanto daño han hecho en toda la historia de las civilizaciones. Una de las escenas más clarificadoras al respecto es cuando lo llaman los amigos del señor para hacerle preguntas difíciles que él no sabe contestar. Ese conformismo de casta, esa asimilación de que las cosas así están bien, es lo que me subleva del carácter de nuestro protagonista, que tiene mucho que aprender de esa vital mujer que es el ama de llaves, que sabe tener una vida propia al margen de sus señores.
Mensaje del libro: Coge las riendas de tu vida y piensa por ti mismo.
Todo eso dicho con esa elegancia que ha hecho que esta lectura sea, de momento, una de mis preferidas.

La película también lo es, pero yo venía a hablarles del libro, como corresponde al nombre de este blog.
Les dejo mi escena favorita:

jueves, 4 de agosto de 2016

Un "Rotspanier" en el barracón número 6

Estimada Sra. López,
Adjunto le enviamos una consulta de la base de datos de prisioneros con la información pertinente sobre el Sr. José López Ruiz.
Viniendo de Stalag XB (campos de prisioneros) en Viena, fue internado en el campo de concentración de Mauthausen el 19 de diciembre, 1941, junto con otros 341 prisioneros españoles. Se le asignó el número de recluso 4703, que se registra como un trabajador agrícola ( "Landarbeiter") (plataforma marca AMM / Y50).

En este archivo que me han enviado consta su profesión original

Él se clasificó como "Rotspanier" ( "Red Española de Voluntarios Guerra"). Con la ocupación de Francia en 1940, miles de ex combatientes de la guerra civil española cayeron bajo el dominio nacionalsocialista. Más de 7.000 españoles y miembros de las brigadas internacionales que lucharon por la República española fueron enviados a los campos de Mauthausen y Gusen. En 1942, 4.400 de estos presos habían muerto.
Adjunto también encontrará un análisis de los registros de entrada del departamento político (marca estantería AMM / Y36a) refiriéndose al Sr. López Ruiz. Él se acomodó en el bloque 6 en el campo principal, que estaba reservado para aquellos que fueron obligados a trabajar en la cocina de los prisioneros.

En este otro vemos como se le asignó el bloque de barracones número 6.

De acuerdo con los registros de entrada del comando campo de custodia de protección (marca estantería AMM / Y44) el señor López Ruiz fue instruido para trabajar como un pelador de patatas ( "Kartoffelsch.").

"Pelador de patatas"

Esperamos que esta información sea de alguna ayuda para usted y le pedimos disculpas por el retraso en responder a su solicitud, que se debe a la gran cantidad de consultas dirigidas a los Archivos del Memorial Mauthausen.
Saludos cordiales
iA Katharina Kniefacz


Am Dienstag, 29. März 2016 20:26:48 GMT + 2 schrieb Conchita López:

Archivos del campo
Todo esto recibí el día 2 de agosto en respuesta a esta petición del 29 de marzo:



¿Qué pretendía con esto? Tener más datos (de hecho ahora los tengo, porque no sabía que estuvo en el barracón 6, ni que se declaró Rotspanier, por ejemplo), hacer ruido, llamar la atención, tener "papeles" que certificaran su estancia allí, no olvidar en suma, que es lo que nos queda a los familiares de estos 7000 olvidados de su país...

Estoy muy emocionada con este envío que comparto con ustedes; ya saben que la historia del hermano de mi padre, prisionero del campo de exterminio nazi de Mauthausen, es mi china en el zapato, mi memoria histórica inconclusa... La forma en que mi tío formó parte de la organización clandestina española destinada a sabotear las actividades de los SS es el grano de arena que mi familia aporta al sostenimiento de la dignidad del ser humano, y de eso, como ven, estoy muy orgullosa.

Españoles en los campos de exterminio, nombre a nombre, pueblo a pueblo.

No sé si con este envío y mi visita al campo el 22 de abril de este año se cierra un ciclo. En todo caso, ambas eran cosas que siempre había querido hacer. El ser humano está en continuo movimiento y los temas que le afectan muy adentro necesitan muchas capas de certezas para asentarse, así que solo puedo prometerles que les contaré si la tectónica de placas se altera de nuevo...

Gracias por ese calor al otro lado.

jueves, 28 de julio de 2016

Charles Bukowski/Henry Chinaski

Vengo a hablarles hoy de Charles Bukowski, de quien acabo de leer dos novelas: Mujeres y Erecciones, eyaculaciones y exhibiciones. Es un escritor polémico a quien tenía muchas ganas de conocer. De él se ha dicho que cultiva un estilo soez como pose exhibicionista, a lo que él contesta en su obra Mujeres: - Nunca voy exhibiendo mi vulgaridad. Espero que aparezca en su momento."
Así lo entiendo yo después de haberlo leído: es un hombre vulgar, soez hasta decir basta, pero que escribe muy bien. 

Un hombre que está de vuelta de todo: "Las revoluciones han de empezar de DENTRO-afuera, no de fuera-ADENTRO. lo primero que la gente hace en una revuelta es correr y agarrar una tele en color. quieren el mismo veneno que hace al enemigo un imbécil."

Un hombre que se declara bebedor y que aclara su postura ante las drogas: "Todos hemos oído a esas viejas que dicen: "¡oh, me parece sencillamente ESPANTOSO lo que hacen esos jóvenes consigo mismos, toda esa droga y esas cosas! ¡es terrible!". y luego miras a la vieja: sin ojos, sin dientes, sin cerebro, sin alma, sin culo, sin boca, sin color, sin flujo, sin humor, nada, sólo un palo, y te preguntas qué le habrán dado a ELLA su té y sus pastas y su iglesia y su casa en la esquina [...] pedirles que legalicen la yerba es como pedirles que pongan un poco de mantequilla en las esposas antes de ponérnoslas, otra cosa es lo que te hace daño... por eso necesitas yerba, o whisky, o látigos y trajes de goma, o música aullante tan jodidamente alta que no puedas pensar, o manicomios, o coños mecánicos o ciento sesenta y dos partidos de béisbol por temporada, o Vietnam o Israel...".

Se le ha llamado el escritor de las putas, los vagabundos y los borrachos. Él mismo no tenía muy buena opinión de sí mismo y de los escritores en general: " Todos me disgustaron inmediatamente, ahí sentados actuando como seres inteligentes y superiores. Tratando de anularse entre sí. La peor cosa para un escritor es conocer a otro escritor, y peor que eso, conocer a muchos escritores [...] Y allí estaba yo, un escritor de 65 dólares a la semana sentado en una sala con otros escritores, escritores de mil dólares a la semana." Lydia acaba de dejarle y él usa su ácida ironía como defensa: "Lydia, pensé, estoy prosperando. Te arrepentirás. Algún día entraré en restaurantes de lujo y seré reconocido. Tendrán reservada una mesa especial para mí en el fondo, junto a la cocina."
Su relación con las mujeres (con muchas, muchísimas) no fue fácil. Él lo resume en este párrafo: "Aquello lo jodió todo. Ni siquiera podía arreglar nada hablando. Estreñimiento confesional. Falta de comunicación. Tenía enemigos en las alturas."

Sea como fuere, a mí me ha conmovido este escritor que en mi opinión es más auténtico que muchos de los que hacen de la verdad su bandera. No creo que haya pose; él es así y nos lo cuenta sin tapujos, con un lenguaje descarnado, grosero, escatológico y vulgarmente sexual. Lo que no tengo tan claro es si estaba orgulloso de su forma de vivir, si le hubiera gustado cambiar cosas, qué cosas serían esas, qué servidumbres hubiera hecho desaparecer...

Una de ellas está en Youtube:

Un gran escritor que les animo a descubrir, sin ideas preconcebidas y con mente abierta. Eso si no lo han hecho ya, en cuyo caso me gustaría saber si su opinión difiere o no de la mía. 
Para ello, están en su casa, como muy bien saben...
  

miércoles, 13 de julio de 2016

Ana y yo... y la lectura... y la fotografía...

Una se jubila y va desapareciendo del mundo de la blogosfera educativa como las lágrimas en la lluvia, y así debe ser, que aferrarse a deshoras a las cosas nunca lleva a buen puerto. En mi caso, un pequeño grupo de mis antiguos compañeros siguen en contacto conmigo: hoy vengo a hablarles de Ana Municio. Coincidimos por primera vez en Internet en el aula y nos desvirtualizamos cuando ambas ganamos en el 5º Premio Espiral:

5º Premio Espiral. En los extremos, Ana y yo.
Desde entonces nuestra comunicación fue más fluida si cabe. Ambas formábamos parte de la Tribu 2.0 liderada por Mercedes Ruiz y con gente tan importante para mí como Jesús Hernández, Julita Fernández y después Inma Contreras.
No es la primera vez que cito a Ana en mis entradas; ella y gran parte de su familia son muy aficionados a la fotografía. En su momento, hizo para Blogmaníacos tutoriales de su gran hobby cuando andábamos a vueltas con el Plan Audiovisual, fue comentarista de lujo durante los años que duró nuestro blog, y después me siguió aquí en Bibliofagia, ¡incluso creamos nuestra lista de 1000 libros que hay que leer antes de morir, y una carpeta compartida en Dropbox sobre ellos! Hemos leído a cuatro manos durante un tiempo, es una modalidad que les recomiendo. He visto a Ana varias veces después y he compartido con ella cosas que no le he contado a amigos más cercanos, ¿por qué? Porque ella es entrañable, esa es la palabra que estoy buscando mientras escribo. 

Ana y yo en el Reina Sofía

Cómo una persona tan inteligente, con un bagaje cultural tan impresionante, que ha llevado la dirección de Espiral en Madrid durante tanto tiempo... se ocupa de dedicarme vídeos como este que les incluyo abajo, es algo que escapa a mi comprensión... ¡pero desde luego no me oirán quejarme de ello! :))
Basándose en nuestro común amor por la lectura, vean la maravilla que nos dedicó:


 

jueves, 7 de julio de 2016

¡Gandhi que estás en los cielos!

Érase una vez una maestra que quería hacer un regalo a su alumna, hija de una buena amiga. Se le ocurre que sería ideal una maletita llena de libros y un sello de caucho con un exlibris que dijera: "Leer da sueños", slogan destacable en esas espectaculares campañas que lleva a cabo la librería Gandhi de Méjico. Lo encarga a su librera, quien lo encarga a sus proveedores. Llega el sello, llaman a la clienta para que dé el visto bueno y... ¡no pudo ser... En el sello ponía: "Leer da sueño".
Historia verídica, padecida en las carnes de una servidora que no daba crédito a lo que tenía delante...  
Así que esta entrada es la combinación de varios factores:
1.- Un tuit en el que se enlazaba con este estupendo post sobre campañas de animación a la lectura.
"Ven con una historia y márchate con otra" (Blancanieves/Sherlock Holmes, Harry Potter/Caballo de Troya, Caperucita/Moby Dick)

2.- Una revisión, a raíz de ese tuit, de las últimas campañas de Gandhi.
3.- Un deseo de desconectar de las oposiciones en las que estoy inmersa con mi hija.
4.- Un echarles de menos,¡ para qué nos vamos a engañar!

No es la primera vez que les hablo de Gandhi, me sorprenden continuamente..., además se van actualizando y manteniendo el listón de una manera que es poco habitual. Les he creado un Photopeach, ¡no me digan que están sorprendidos, jeje! con los mensajes que más me han llamado la atención en sus bolsas, separadores y carteles, "Leer da sueños" incluido :))
La música que les acompaña no podía ser otra que Feeling good, esta vez interpretada por  Nina Simone. Si escuchan la letra verán que lo que se dice en ella tiene mucho que ver con mi estado de ánimo cuando leo.
Un placer volver a estar en contacto con ustedes.
Gandhi on PhotoPeach  

domingo, 19 de junio de 2016

Fin de "Una habitación propia"

Hoy he terminado de leer Una habitación propia de Virginia Wolf. En las últimas páginas he encontrado algunos párrafos que quiero conservar aquí, con subrayados o resaltados en negrita de las frases que más me han llamado la atención.
Virginia Woolf (1882-1941)

Sobre la realidad y el modo de vivirla: 
A él (al escritor) le corresponde encontrarla, recogerla y comunicárnosla al resto de la Humanidad. Esto es, en todo caso, lo que infiero al leer El rey Lear, Emma o En busca del tiempo perdido. Porque la lectura de estos libros parece, curiosamente, operar nuestros sentidos de cataratas; después de leerlos vemos con más intensidad; el mundo parece haberse despojado del velo que lo cubría y haber cobrado vida más intensa. [...] De modo que cuando os pido que ganéis dinero y tengáis una habitación propia, os pido que viváis en presencia de la realidad, que llevéis una vida, al parecer, estimulante, os sea o no os sea posible comunicarla.

Sobre la mujer como máquina de reproducción:
Mr. John Langdon Davies advierte a las mujeres que "cuando los niños dejen por completo de ser deseables, las mujeres dejarán del todo de ser necesarias". Espero que toméis buena nota.

Sobre las milenarias excusas...
Nunca habéis sacudido un imperio ni conducido un ejército a la batalla. Las obras de Shakespeare no las habéis escrito vosotras ni nunca habéis iniciado una raza de salvajes a las bendiciones de la civilización. ¿Qué excusa tenéis? Lo arregláis todo señalando las calles, las plazas y los bosques del globo donde pululan habitantes negros, blancos o de color café, todos muy ocupados en traficar, negociar y amar, y diciendo que habéis tenido otro trabajo que hacer. Sin vosotras, decís, nadie hubiera navegado por estos mares y estas tierras fértiles serían un desierto. "Hemos traído al mundo, criado, lavado e instruido, quizás hasta los seis o siete años, a los mil seiscientos veintitrés millones de humanos que, según las estadísticas, existen actualmente y esto, aunque algunas de nosotras hayan contado con ayuda, toma tiempo".
Parte de los 1623 millones de humanos

Aunque reconoce que hay algo de verdad en todo ello, les recuerda a las mujeres de su auditorio que no es excusa para haber vivido vidas más plenas, porque ya, añade, pueden ir a la universidad, se ha autorizado a las mujeres casadas a ser dueñas de sus propios bienes y hace nueve largos años que se le concedió el voto, así que ahora sólo depende de nosotras, y esto, dice ella, es un trabajo que merece la pena.

Así que, sí, parece que es necesario que una mujer arengue a otras a emanciparse y dejar esa vida llena de "comodidades" en el ámbito doméstico, "el único al que parecen orientadas"; porque los hombres en general no ayudan mucho en la labor, pero son las mismas mujeres, a veces, las que ponemos verdaderos palos en las ruedas, como muy bien me recordó mi amigo Roberto en el post anterior.

Hermoso libro que les animo a leer, si no lo han hecho ya.

lunes, 13 de junio de 2016

De "habitaciones propias" y otras confusiones...

Ando leyendo estos días Una habitación propia de Virginia Wolf. Si cabe con más ahínco ahora,  para aislarme de las faenas y agobios que me produce haber cerrado la casa de invierno y abierto la de verano.
Wolf nombra mucho a Jane Austen en esta obra, y a mí me viene a la memoria la escena de la película Orgullo y prejuicio donde los criados abren la casa de verano, quitan las sábanas que protegen los muebles del polvo y acondicionan la propiedad en un abrir y cerrar de ojos.
Referencia de la imagen

Yo he hecho todo eso sin ayuda, con sábanas que luego había que lavar porque han acumulado ocho meses de polvo, y las he planchado y colocado en su sitio, al mismo tiempo que estudio oposiciones con mi hija, y... recordaba esa escena... 
¿Qué diferencia hay entre las mujeres de aquella época y yo? Que quizá ellas eran unas mantenidas sin habitación propia y sin las famosas 500 libras de renta al año, pero ¿saben ustedes lo que a mí me ha costado esa habitación con renta incluida? Se lo diré: muchos años de estudio, muchos años de trabajo después, y dos habitaciones propias, la de mi cacareada independencia económica y la trastienda que eso conlleva: haber trabajado dentro y fuera de la casa, en dos frentes distintos, en dos guerras que seguramente habré perdido, ¡después de lo estresante que ha sido intentar ser buena en las batallas...!
Así que entiendo muy bien a la Wolf, pero la ira y el dolor que ella no cree compatibles con la creación literaria, en mí no han desaparecido;por lo tanto, parece que también estoy excluida del olimpo de las literatas, ¡si es que llego tarde a todas partes!!!

Mientras  el alma se serena, les dejo con algunos párrafos extraídos del texto, en el que se analiza la historia de las mujeres y su relación con la literatura:

"La mayor gloria de una mujer es que no hablen de ella", Pericles, siglo V a. C. Parece que la publicidad en las mujeres es detestable. La anonimidad corre por sus venas."
Recuerden al respecto la diferencia entre "hombre público" y "mujer pública", ¡puritito siglo V a. C.!
Referencia de la imagen

"La compositora se halla en la situación de la actriz en la época de Shakespeare. Nick Greene, pensé recordando la historia que había inventado sobre la hermana de Shakespeare, dijo que una mujer que actuaba le hacía pensar en un perro que bailaba. Johnson repitió esta frase doscientos años más tarde refiriéndose a las mujeres que predicaban." 
No es que yo tenga mayor interés en que las mujeres lleguen a ser curas o predicadoras, ya con los curas-hombres creo que hay más de la mitad de los que yo necesitaría, pero lo dejo ahí como testimonio de lo poco que se ha avanzado al respecto. 

"Debemos aceptar el hecho de que estas buenas novelas, [...] Emma, Cumbres borrascosas, [...] las escribieron mujeres sin más experiencia de la vida de la que podía entrar en la casa de un respetable sacerdote; que las escribieron además en la sala de estar común de esta respetable casa [...]. Una debía someterse a las convenciones sociales y "apartarse de lo que se suele llamar el mundo". Al mismo tiempo, en la otra punta de Europa, un joven vivía libremente con esta gitana o aquella gran dama, iba a la guerra, recogía sin obstáculos ni críticas toda esta experiencia variada de la vida humana que tan espléndidamente debía servirle más tarde, cuando se puso a escribir sus libros. Si Tolstoi hubiese vivido encerrado en The Priory con una dama casada, "apartado de lo que se suele llamar el mundo", por edificante que hubiera sido la lección moral, difícilmente, pensé, hubiera podido escribir Guerra y paz."
Es una buena explicación a la observación que yo le hacía el otro día a mi amigo Joselu, ahora Meeri. Decía él que en el trabajo de clase que había propuesto a su alumnado, escribir una breve novela, encontraba que las chicas destacaban más que los chicos. Yo cuestionaba el número de las que llegarían a ser escritoras, aunque fuera en igualdad de capacidades literarias. En el fragmento de arriba encuentro una explicación plausible.

"[...] los valores de las mujeres son diferentes de los que ha implantado el otro sexo; es natural que sea así. No obstante, son los valores masculinos los que prevalecen, Hablando crudamente, el fútbol y el deporte son "importantes"; la adoración de la moda, la compra de vestidos, "triviales". Y estos valores son inevitablemente transferidos de la vida real a la literatura. Este libro es importante, el crítico da por descontado, porque trata de la guerra. Este otro es insignificante porque trata de los sentimientos de mujeres sentadas en un salón. Una escena que transcurre en un campo de batalla es más importante que una que transcurre en una tienda."
No me digan que aquí no pone el dedo en la llaga. Siglos y siglos de menosprecio nos han hecho creer que correr detrás de una pelota (o enemigo, si es el caso), es más importante que hacerlo detrás de un vestido o sentimiento que hemos descubierto. Y ya sabemos que las dos primeras premisas de ambas proposiciones son tan fútiles como importantes las dos últimas (en ambos géneros, en ambos casos).

Referencia de la imagen
Sigo leyendo... intentando encontrar el Santo Grial de la condición femenina, el punto en que los caminos que debían ser paralelos se bifurcaron, separándose dolorosamente.
Les comunicaré las explicaciones y hallazgos... si los encuentro... si los hay...


  

lunes, 6 de junio de 2016

Tres días en Viena (y III)

Hoy les cuento el último de mis días en Viena. Nos levantamos temprano para buscar a Sissi, nuestra prioritario misión era ver su museo, que era lo primero que habíamos reservado desde casa.
Llámenme melancólica, romántica, infantil incluso, pero yo me crié a los pechos de los libros de Sissi, ¡poco más había en mi época! Y aunque ahora estoy leyendo a Virginia Wolf y otras para contrarrestar, en aquellos tiempos no me deformó Disney, sino Sissi emperatriz. Parece que a mi edad, una ya busca sus raíces para comprenderse, así que vamos a asumir lo que haya que asumir.
El Museo es más bonito de lo que yo creía, la ciudad ha echado el resto con la emperatriz; ella y Klimt son los iconos de Viena.
Dormitorio de la emperatriz en el Palacio Imperial de Hofburg, donde hoy se encuentra el Museo de Sissi.
La colección de libros que yo leía de pequeña.
Ya saben que ver la ciudad era algo tangencial en mi viaje, pero Viena me gustó más de lo que esperaba. Es una ciudad elegante, sobre todo, con edificios bellísimos y grandiosos. El Palacio Imperial donde vivía Sissi impresiona por la nobleza de la construcción y la elegancia del interior. Los coches de caballos que no cesan de pasar por el centro te retrotraen a épocas imperiales. No hay demasiados turistas, con lo que puedes ver todo sin agobios ni colas. No puedo dejar de nombrar la Biblioteca Nacional, imponente por fuera y por dentro. Que se adecúe un lugar de semejante belleza para albergar libros emociona a cualquier visitante, también era una de mis visitas prioritarias.
Preciosa la zona de La Ópera, con los Mozarts repartiendo publicidad de los actos que allí se celebraban. Muy cerca, La Catedral, con un tejado de decoración imposible...
... Y todo ello rodeado de la música, no olvidemos que allí nacieron los Strauss, Mozart, Schubert... ¡hasta Freud y María Antonieta son austríacos!

Hasta aquí la crónica del viaje. Les dejo mi último Photopeach con algunas de las fotos que hice ese día. He elegido para ellas, la versionadísima canción de Leonard Cohen Dance with me to the end of love. La descubrí en el tango que bailaba Al Pacino, ciego él, en la película Perfume de mujer  (aquí les dejo la escena, atención a cómo la sujeta por la espalda)y desde entonces es una de mis preferidas.
Gracias por la paciencia. He terminado de contarles sobre Viena: volvemos a los libros, siempre a ellos...
Tercer día en Viena on PhotoPeach

domingo, 29 de mayo de 2016

Tres días en Viena (II)

Mi segundo día en Viena contuvo lo más importante de mi viaje; la visita al campo de exterminio de Mauthausen, del que ya les he hablado ampliamente. 
Ahora solo les cuento otros aspectos del día, no menos interesantes, aunque mucho más amables. 
Mauthausen es un pueblo poco conocido, siempre que oigan hablar de él será en relación con el campo, pero sorprendentemente resultó un lugar precioso, con mucha historia detrás. Proviene de la edad media, su nombre significa literalmente "peaje", el que tenían que pagar para pasar al otro lado del Danubio.

El campo no es fácil de encontrar, la señalización es escasa y escondida. Una vez que subes la colina que lleva hasta allí, el paisaje sigue mejorando. Les muestro lo que se ve al llegar al pueblo, lo que se ve desde la colina del campo, y lo que veíamos mientras comíamos a medio camino entre uno y otro.
Fue un día memorable, sin duda.
Mi música de hoy ha sido escogida "por culpa" de Midnigth in Paris de Woody Allen; espero que les emocione como a mí. Segundo día en Viena on PhotoPeach    

lunes, 23 de mayo de 2016

Tres días en Viena (I)

    Tres días en Viena no dieron para mucho, por eso previamente habíamos seleccionado lo que debería ser visitado sin falta. Se lo cuento por si se encuentran en la misma tesitura. Estos fueron mis sitios imprescindibles.
    Primer día. Como el apartamento que alquilamos estaba muy cerca del complejo Belvedere, ese fue nuestro primer destino, y ¡uno de los más esperados, porque allí está El beso de  Klimt! Les cuento un secreto: no se me da bien dibujar ni entiendo de arte, pero eso no impide que lo disfrute muchísimo. No me busquen en viajes de playa, a pesar de ser el paisaje que más me gusta (ya vivo en verano al lado de ella), pero me encontrarán en todos los museos de los sitios a los que pueda viajar.

    Retomemos... ¡Lástima que no pudieran hacerse fotos al cuadro! Para los más fans había una sala al lado con una reproducción, yo la usé, claro. Di muchas vueltas por las salas del palacio, convertido en museo, pero mis pasos siempre volvían al "cuadro amarillo", como yo lo llamo. Es digno de ver, no solo por su tamaño y colores, sino porque cada vez que lo miras captas algo que no habías visto antes: una mirada de ella o de él, un gesto posesivo o sumiso, una tensión no resuelta, un querer salir del supuesto prado de flores que los acoge, unos amarillos y dorados imposibles, una composición atípica y rompedora... Estoy muy contenta de haber bautizado mi estancia en Viena delante de ese cuadro... Por no hablar de las chimeneas que allí encontré, ¡ya saben que soy adicta!
    Todo el conjunto de palacios y jardines es impresionante: no es Versalles (nada puede serlo), pero nos da una idea del esplendor de la época.

    Después nos propusimos, tranvía en ristre, llegar a La Casa Hundertwasser, una arquitectura juguetona, una especie de Fata Morgana que yo ansiaba ver especialmente. Situada en Kegelgasse 34-38 en el distrito 3 de Viena, es un complejo residencial municipal, construido entre 1983 y 1985. Estructurado por Hundertwasser y planificado por el arquitecto Joseph Krawina, combina pisos y fachadas ondulantes, aberturas irregulares, gran colorido y vegetación (250 árboles y arbustos). No se adapta a las normas y clichés de la arquitectura, es un viaje a la arquitectura creativa, de la que tenemos un ejemplo en España con Gaudí. 

    Luego, ya solo nos dio tiempo a pasear un poco por el centro histórico, con ambiente de luces y música especiales, por algo ha sido declarado monumento del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
    A pesar de que usamos el tranvía para todo, anduvimos una media de 11 o 12 km por día: ya saben, patear las calles es imprescindible en los viajes.
    Les dejo la presentación de fotos correspondiente, con la música que Joselu no oirá, pero del que me he acordado después de elegirla: yo diría que queda "intensa". Pongo el link aquí porque no sé si estará de acuerdo: https://www.youtube.com/watch?v=vdbAB7iGai4&list=RDvdbAB7iGai4




      Primer día en Viena on PhotoPeach

    domingo, 15 de mayo de 2016

    Homenaje hoy a las miles de víctimas de Mauthausen (y V)

    Extracto de la información aparecida en Público-es:
    " EFE
    VIENA.- Unas 6.000 personas de numerosos países rindieron hoy homenaje a los cerca de 190.000 prisioneros del campo de concentración nazi de Mauthausen, y apelaron a la vigilancia para evitar que la barbarie vuelva a golpear a Europa.

    A la ceremonia asistieron 25 supervivientes, comitivas de diversos países, así como la cúpula del Gobierno de Austria, altos representantes de otras naciones, miembros del cuerpo diplomático, destacadas personalidades y artistas.

    La comitiva española, de unas 60 personas, ha estado encabezada por el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez, quien, en un acto aparte organizado por la Asociación Amical Mauthausen en el Memorial a los Españoles Republicanos del campo, rindió homenaje a las víctimas españolas.

    Considerados por los nazis como apátridas y enemigos políticos del Tercer Reich, 7.532 españoles fueron deportados a Mauthausen, de los que murieron unos 5.000."  

    Es una hermosa noticia para conmemorar el 71 aniversario de la liberación del campo, y con ella pongo fin a lo que he compartido con ustedes en la visita que hice allí hace algunos días.

    Solo me queda mostrarles tres imágenes de las muchas que me impresionaron en el museo interior del campo:
    El "pijama de rayas"
    Bote de gas Zyklon
    "El Zyklon B se vertía en tuberías perforadas desde el tejado, una vez que las víctimas eran encerradas. El Zyklon B reaccionaba con la humedad ambiental interna producida por las personas, y estas sufrían en primer lugar sofocación. Posteriormente perdían el control de los esfínteres por la anoxia[...]  Luego venía la inconsciencia, la muerte cerebral, el coma y la muerte, entre 20 y 25 minutos después de ingresadas las dosis de veneno. La muerte no es instantánea como podría deducirse sino debida a una sofocación creciente en las víctimas." (Wikipedia).
    La temida jeringuilla de gasolina, cianuro...
    Gracias por su fidelidad, ha sido catártico contarles todo esto.
    La intención también era dejar testimonio, asegurarles, porque lo he vivido en mi familia, que eso sucedió de verdad. Que la memoria histórica es importante, no solo para consuelo de los familiares, sino para que no se repitan hechos semejantes. 

    Nos seguimos leyendo... si así lo quieren.

    domingo, 8 de mayo de 2016

    Después de Mauthausen (IV). Permítanme que insista...

    Casi todo en mi vida empieza con un libro. En el caso de mi obsesión por el nazismo fue con este:
    Desde bien pequeña, lo veía destacar en las estanterías que enmarcaban la chimenea de mi casa. Me llamaba la atención la portada; más adelante, las ilustraciones que había dentro. Eran como algo prohibido: ¡las cosas que había en las fotografías escandalizaban a la niña que yo era! Más tarde empecé a asociar el libro a la vida de un hermano de mi padre que vivía en París y al que no conocía. A su mujer, Colette, sí, porque venía todos los veranos con su hijo, pero a él no lo dejaban venir, me decía mi abuela. Después de unos años puse cara, voz y sentimientos a ese tío desconocido que aseguraba que le habían pasado esas cosas que yo había leído y visto en el libro. Siempre hubo una conexión muy fuerte, no solo porque era un héroe para mí (a esas alturas yo ya había leído de todo sobre campos de concentración), sino porque como ser humano era extraordinario.
    Desde entonces llevé este ejemplar al colegio cada dos años. Sí, en años alternos. Yo siempre he trabajado con las últimas edades de primaria, así que cuando me tocaba sexto, allá por el último trimestre, les llevaba el libro y les hablaba del tema. Les contaba la historia general, mi historia particular y divagábamos para filosofar sobre la intolerancia, el peligro de los fanatismos, de creer que hay una sola verdad, una sola religión, la nuestra, que es la única "verdadera" (aquí las caras de asombro eran de antología), una sola lengua, la castellana, que es mejor que la gallega, la catalana... La verdad es que el tema daba para mucho, y aprovechando el interés e inevitable morbo que despierta, yo tiraba del hilo... Sí, se puede trabajar con alumnado de primaria, cuidando de que no degenere y quede en interés morboso sin más.
    Hoy vengo a hablarles sobre lo que vi en las interioridades de Mauthausen, ese campo donde mi tío estuvo casi cuatro años. Es lo más duro de la visita aun estando todo "maquillado" y cuidadísimo. Uno no puede ni acercarse a imaginar qué pasaría por sus mentes cuando los tenían horas a la intemperie para contarlos o con cualquier otra excusa, en la plaza central o en la de las cocheras, después de una jornada agotadora, con hambre y frío extremos. Yo no vi las literas en los barracones; mi amiga Feli cuenta en una excelente entrada que les recomiendo vivamente, que las han quitado porque impresionaban demasiado a los visitantes. Como impresionan las piletas donde se lavaban, las torres de vigilancia, la chimenea... 
    Pero si vamos a hablar de impresiones fuertes, déjenme que les diga que para mí lo peor fueron las duchas, más que los hornos crematorios; no sé, tiene esa habitación una sordidez que te aprisiona, te ahoga, te hace querer salir de allí inmediatamente.
    Otra de las cosas que recordaré siempre son las celdas de castigo: ¡una prisión dentro de otra prisión! ¡Es increíble que todavía necesitaran más horror dentro del horror!

    Les dejo uno de mis queridos Photopeach con algunas de mis fotos. Verán que el viaje de Feli es diferente al mío, como lo serían sin duda sus viajes si los hicieran. A mí me ha servido mucho el suyo, he reparado en cosas que no había visto y he apreciado otras de distinta manera.
    Espero que les parezca adecuada "La danza de los caballeros" del Romeo y Julieta de Prokofiev, una de mis músicas épicas favoritas. Mejor véanlo en pantalla completa.
    Mathausen por dentro on PhotoPeach