domingo, 15 de mayo de 2016

Homenaje hoy a las miles de víctimas de Mauthausen (y V)

Extracto de la información aparecida en Público-es:
" EFE
VIENA.- Unas 6.000 personas de numerosos países rindieron hoy homenaje a los cerca de 190.000 prisioneros del campo de concentración nazi de Mauthausen, y apelaron a la vigilancia para evitar que la barbarie vuelva a golpear a Europa.

A la ceremonia asistieron 25 supervivientes, comitivas de diversos países, así como la cúpula del Gobierno de Austria, altos representantes de otras naciones, miembros del cuerpo diplomático, destacadas personalidades y artistas.

La comitiva española, de unas 60 personas, ha estado encabezada por el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez, quien, en un acto aparte organizado por la Asociación Amical Mauthausen en el Memorial a los Españoles Republicanos del campo, rindió homenaje a las víctimas españolas.

Considerados por los nazis como apátridas y enemigos políticos del Tercer Reich, 7.532 españoles fueron deportados a Mauthausen, de los que murieron unos 5.000."  

Es una hermosa noticia para conmemorar el 71 aniversario de la liberación del campo, y con ella pongo fin a lo que he compartido con ustedes en la visita que hice allí hace algunos días.

Solo me queda mostrarles tres imágenes de las muchas que me impresionaron en el museo interior del campo:
El "pijama de rayas"
Bote de gas Zyklon
"El Zyklon B se vertía en tuberías perforadas desde el tejado, una vez que las víctimas eran encerradas. El Zyklon B reaccionaba con la humedad ambiental interna producida por las personas, y estas sufrían en primer lugar sofocación. Posteriormente perdían el control de los esfínteres por la anoxia[...]  Luego venía la inconsciencia, la muerte cerebral, el coma y la muerte, entre 20 y 25 minutos después de ingresadas las dosis de veneno. La muerte no es instantánea como podría deducirse sino debida a una sofocación creciente en las víctimas." (Wikipedia).
La temida jeringuilla de gasolina, cianuro...
Gracias por su fidelidad, ha sido catártico contarles todo esto.
La intención también era dejar testimonio, asegurarles, porque lo he vivido en mi familia, que eso sucedió de verdad. Que la memoria histórica es importante, no solo para consuelo de los familiares, sino para que no se repitan hechos semejantes. 

Nos seguimos leyendo... si así lo quieren.

8 comentarios:

Joselu dijo...

La capacidad para el mal del ser humano es realmente indescriptible.
Incluso me dan miedo los hombres de buenísimos sentimientos.
Puedo entender la pasión que existe por los perros y demás animales de compañía.
Una vez leí el Fausto de Goethe en el que mi edición era encabezada por una cita no sé de quién porque este libro lo dejé a alguien y nunca me lo devolvió: venía a decir algo como "Soy aquel espíritu que siempre piensa el mal, pero termina haciendo el bien".
¡Qué abismos de espanto!
Acabo de leer en otro blog una crítica de un libro que relata el genocidio contra los armenios por parte de los turcos. Allí fueron asesinados millón y medio de armenios.
Cada vez soy más asocial y una de las razones es el temor que me producen los seres humanos.
Un abrazo.

Mª Amada Patiño dijo...

Lo he leído todo, creo que he entendido mucho de lo que se guarda entre líneas, y he esperado al final para guardar un largo y muy emocionado silencio, no soy capaz de mucho más. Tú sabes. Un beso.

Blogmaníacos dijo...

En esa incomprensión me pierdo siempre, Joselu. El hombre es capaz de lo mejor y de lo peor, ¿cómo es posible que no nos volvamos locos en esa lucha interna?
Es un tema fascinante para el que el nazismo es una fuente de preguntas, de respuestas, de reflexiones...
Tienes razón cuando apuntas que en otros colectivos también se han llevado a cabo atrocidades semejantes, y se siguen cometiendo..., de ahí la importancia de analizar intentando encontrar claves.

Un abrazo, ¡ya estás en capilla, y veo que el asunto te va pesando! No te agobies, simplemente pasarás a un plano diferente, en el que te faltarán cosas y encontrarás otras muy, pero que muy estimables.
Espero que me lo cuentes :)

Un abrazo.

Blogmaníacos dijo...

Amada, me emociona que hayas seguido los escritos, tú que conociste a mi tío y le apreciaste como se merecía.
Nada podrá borrar lo que soportó, pero airearlo, estudiarlo, vivirlo de cerca, dar testimonio... ayuda a cerrar ciclos y a lamer cicatrices que no sabía que tenía...
Tu delicado silencio llena muchos momentos vividos con él.

Un abrazo, hermana.

Jesús Hernández dijo...

Habrá sido un viaje cargado de sensaciones contradictorias. Me imagino que te habrá servido de mucho. Un abrazo, amiga

Blogmaníacos dijo...

Así es, my friend :)
Quería vivirlo de cerca, y eso ha sido satisfactorio. Al mismo tiempo, doloroso, porque conocía a quien había soportado todo eso.
En otro sentido, triste, porque no veo el reconocimiento de mi país a esos héroes de la democracia. No me vale que una delegación española se haga la foto conmemorando el 71 aniversario del campo. Ha habido un olvido imperdonable durante todos esos años. En este sentido es muy esclarecedor el artículo en el que Francia concede la Legión de Honor a 4 supervivientes españoles de Mauthausen (http://www.eldiario.es/sociedad/Francia-homenajea-prisioneros-espanoles-concentracion_0_508849430.html).
Pasemos por alto la decepción de que este homenaje no alcance al resto de supervivientes españoles, y pensemos en su lugar que hace ahora un año que el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad pedir al Ejecutivo de Mariano Rajoy que les brindara un solemne homenaje en 2015, coincidiendo con el 70 aniversario de la liberación de los campos. La moción se presentó, se debatió, se aprobó… y se olvidó.
No hay palabras para eso, de ahí mi tristeza e indignación, entre otros tantos sentimientos revueltos.

Gracias por comentar. Un abrazo.

Feli dijo...

Buen cierre, Conchita, y buen testimonio el tuyo, que nadie olvide esta barbarie.

Muchas gracias y abrazo fuerte

Blogmaníacos dijo...

Gracias, Feli, esperemos que ese olvido no llegue nunca.

Un abrazo enorme de vuelta.