martes, 5 de enero de 2016

"Yo tampoco sé cómo vivir... estoy improvisando"

De "Acción poética"
Estoy leyendo ahora sobre "formas de vivir y otras confusiones"... Son dos los libros que me ilustran sobre ello, o eso quiero pensar...
Les dejo algunas citas, por si aprenden más rápido que yo:


Practica la visualización imaginativa del estado positivo real que deseas adoptar y obra como si ya fuera una realidad. Tierno, Bernabé. Optimismo vital, 2008, Temas de hoy.

Visualización positiva

No busques la seguridad ni la felicidad en fuentes equivocadas o en el afuera. Comienza cada mañana por renunciar a la mediocridad, por darte importancia. Stamateas, Bernardo. Gente tóxica, 2013, Zeta Bolsillo.

En cualquier caso, estoy reflexionando sobre esta frase de Ortega y Gasset:



Mucho me ha llamado la atención la relación de esta música clásica con los estados de ánimo:
Influencia de la música. Beethoven, la V sinfonía es recomendable para personas tristes, deprimidas, frustradas y con problemas psicológicos. La IX Sinfonía invade el ánimo de espiritualidad, generosidad, amor superior, fraternidad. Y la III y la IV Sinfonías son recomendables por su poder energizante y optimista. Otros compositores recomendables puedes ser Vivaldi, Mozart, Mendelssohn, Bach o Stravinski. Tierno, Bernabé. Optimismo vital, 2008, Temas de hoy.


Ya les dije,... dándole vueltas a Maneras de vivir
¡Feliz noche de Reyes!

10 comentarios:

Jesús Hernández dijo...

Feliz noche de reyes, my friendo. Que los reyes te guíen en tus deseos. Tú y yo sabemos que nuestros deseos importantes no son visibles a los ojos. Un abrazo cargado de todo mi cariño y aprecio.

RobertoC dijo...

Interesante sin lugar a dudas, el ser humano pasa la vida buscando el equilibrio interior y exterior que lo haga feliz, solo que algunos se quedan en esa búsqueda y pasa la vida, y otros se sumergen en la vida para cambiar si no se puede lo de afuera, al menos lo de su interior. El film la Vida es Bella, creo que fue el ejemplo perfecto de como se puede lograr, si no evitar la realidad, ni evitar la miseria humana que existe, generar sin importar las circunstancias, un mundo mejor (en este caso para un niño), pero por qué no para uno en base a un positivismo adulto, con fortaleza y con decisión. Al final, no creo que nadie pueda vivir sin uno mismo, ni nadie pueda ayudar a nadie, si no se ayuda o se fortalece primero. La vida es uno. Saludos Conchita, gracias por hacerme pensar.

Joselu dijo...

No soy amigo de libros de eso que se llama Autoayuda ni de los que alientan el optimismo vital que creo más bien una cuestión de orden químico que circunstancial. Los estados de ánimo -según lo siento yo- son aleatorios, no forman parte de un constructo optimista o no. Hay días negros que ni la música de la V sinfonía de Beethoven logra levantar. Y hay días pletóricos, luminosos, esperanzados, casi eufóricos en que hay que refrenar el optimismo. No es propiamente una elección. Hay personas más pesimistas que otras por naturaleza, por genética, y hay otras más optimistas. No creo en fórmulas de ningún tipo. Ninguna ha sido capaz de ayudarme cuando las nubes cubrían totalmente el sol.

Lo que sí creo es que los seres humanos deben construir sus intereses, los ejes de su vida, y dotarlos de sentido. Creyendo en ellos. Pero cada uno es diferente.

De todas maneras si estos libros de optimismo le sirven ¿quién soy yo para opinar al respecto?


Disculpe la intromisión.

Un cordial saludo.

Blogmaníacos dijo...

Gracias, my friend Jesús :))
Compartimos muchos "saberes", eso es verdad, ¡y consuela mucho, para qué nos vamos a engañar!

Blogmaníacos dijo...

Gracias por el ejemplo, amigo Roberto. El mensaje de "La vida es bella" es digno de seguir, sin duda. Lo difícil es ser ese padre, poseer su afán de supervivencia y su sentido del humor.
Están siendo difíciles estas introspecciones, es bueno recibir su comentario. Gracias.

Blogmaníacos dijo...

Disculpadísimo, Joselu, agradecidísima también por dar su opinión.
¿De verdad cree en el determinismo genético? Aunque me ha parecido entender que deja al ser humano la libertad de construir su vida a pesar de ello...
Me recuerda lo del libre albedrío... ¡Si al final todo va a estar en la Biblia!
En fin, buscando caminos y, a veces, no encontrándolos.

Toni Solano dijo...

¡Qué difícil sobreponerse a la mediocridad cuando nos rodea por todos lados y se nos impone desde las alturas...!
Me quedo con el optimismo y el humor. Feliz año, Conchita :)

Mª del Carmen Ruiz Jiménez dijo...

Conchita, me encanta pasar por aquí y poder leer los comentarios y tus respuestas. Cuántos saberes!
Un abrazo.

Blogmaníacos dijo...

Querido Toni, ante la mediocridad, ¡siempre nos quedará "el libre albedrío"! ;-))
... Que puede consistir en separarse física y mentalmente de ella emprendiendo proyectos apasionantes de vida. Pero tienes razón, mejor siempre con humor.

¡Por un buen año: humorístico, hilarante, y muy, muy provechoso en lecturas, con lo que seguramente nos vendrá dado todo lo demás!

Nos leemos, maestro.

Blogmaníacos dijo...

¡Muchas gracias, Mari Carmen! Tu compañía, siempre tan grata, es un placer añadido a la escritura de este blog.
Un abrazo grande, compañera.