domingo, 24 de enero de 2016

"Cosas que hacen que la vida merezca la pena vivirse"

Hace un tiempo que comparto con una amiga un doc en Drive con nuestros "Mil libros que hay que leer antes de morir". Los tenemos clasificados por "leídos", "pendientes", "imprescindibles",... Lo llamamos "leer a cuatro manos/ojos" y es como un club de lectura sin obligaciones,... es... ¡ perfecto!
Ya les dije en la entrada anterior que lo mío por las historias, además de vicio, es diversificado: me gusta leerlas y verlas.

Mi afición al cine también se la debo a mi padre, con el que vi todas las películas de romanos y del oeste de la época. No puedo compartir con él, desgraciadamente, un doc en Drive, pero quizá haga uno individual con lo que tengo que ver antes de morir.
De momento he empezado rigurosamente a la hora de "hacerme un cine". Por los clásicos, como haría con la literatura. Así que he visto ya algunas películas que consideraba imprescindibles. Es lo que les voy a contar en sucesivos posts.

La primera ha sido Annie Hall. Quiero entrar en el mundo de Woody Allen para comprender qué me he perdido. Para ver en su contexto la famosa respuesta ante la pregunta del psiquiatra:
PSIQUIATRA- ¿Cuántas veces tienen relaciones sexuales? ANNIE: - Demasiadas, tres veces a la semana. WOODY/LEVI: -Muy pocas, tres veces a la semana. 

Archiconocida escena de Annie Hall
Me acabo de enterar de que Rob Reiner la homenajeó abiertamente en Cuando Harry encontró a Sally, y parece que marcó tendencia en muchos más aspectos que ustedes pueden consultar por internet.
A mí me gustó en general, pero me cansó en particular. Es decir, hay escenas y conversaciones tan repetitivas que estaba deseando que se acabara el metraje. Además, no llevo bien la superposición de diálogos (resultado de las tertulias televisivas, supongo), quizás aporten naturalidad, pero marean y dispersan al auditorio. Espero que estas sensaciones sean debidas a que es una primera aproximación. Seguiré insistiendo y contándoles, incluso pidiéndoles opinión, si tienen a bien dármela.
Eso sí, con lo poco que se habla hoy en pareja, deberíamos aprender de Allen, ¡Dios mío, lo diseccionan todo sin pararrrr!!!

Después he visto Manhattan, dicen que la mejor obra del director.  Los guiones originales de ambas películas están publicados por Tusquets, valdría la pena echarles un vistazo...

Fotograma mítico de Manhattan
Frases que me han llamado la atención:
ISAAC DAVIS (ALLEN): "Nada que valga la pena puede ser asimilado por la mente. Tiene que entrar por una abertura diferente, y disculpa lo vulgar de la imagen. Siempre he pensado que el cerebro es el más sobrevalorado de todos los órganos."

ISAAC DAVIS (Minuto 120):  ¿Por qué la vida merece ser vivida? Bueno, supongo que hay cosas que hacen que la vida merezca la pena vivirse. Por ejemplo, Groucho Marx, por nombrar a alguien; y el segundo movimiento de la Sinfonía Júpiter; y la grabación de Potatohead blues por Louis Armstrong; y las películas suecas; y La educación sentimental de Flaubert; y Marlon Brando, Frank Sinatra, las increíbles manzanas y peras de Cézanne, los cangrejos de Sam Wo, y el rostro de Tracy…”

¿Qué les parece si parafraseando el minuto 120, así de manera intrascendente y casual, escribimos nuestras 5 cosas (sólo 5 por acotar, por no divagar demasiado, ya divaga Allen por nosotros/as) por las que la vida merece ser vivida?
¡Va,... sin profundidades!

Empiezo yo...

Mis 5 cosas:
Quino, por nombrar a alguien...
La canción Believe de Savatage... o Ne me quitte pas de Jacques Brel...
La increíble sensación de meter la cabeza bajo el agua del mar...
Si esto es un hombre de Primo Levi, o los libros de Austen y Saramago...
La calidez del núcleo familiar... cuando se produce...

Quedo a la espera de sus amables contestaciones... si se producen...

Es Quino, no Woody Allen. Curioso, ¿verdad?

 

6 comentarios:

Mª del Carmen Ruiz Jiménez dijo...

Mis cinco de ahora mismo Conchita, no sé si serían las mismas mañana...o dentro de un rato.
Los encuentros con "mis cinco".(Suman cinco los que yo llamo mi "único más mis uniquillos"
Las vivencias de escuela.
Pintar.
Playa a todas horas.
Releer y leer...

Un abrazo y "cinco más"

Joselu dijo...

MIs cinco cosas que me hacen feliz:

1) Pasarme toda una tarde de domingo con la bolsa de agua caliente y una manta en el sofa leyendo a Kafka y sobre Kafka.
2) Tomarme un café bien cargado.
3) La sensación que te invade tras una caminata de cuarenta kilómetros.
4) Salir al cine y ver una película de Paolo Sorrentino como la que vi ayer: "La juventud".
5) La buena sintonía familiar, cuenco en que transcurre mi vida.

Saludos.

RobertoC dijo...

1) Los que no se rinden, siendo tercos positivos.
2) Las librerías nocturnas, de Buenos Aires o Moscú.
3) Tolstoi, Cortázar, Camus u Orwell.
4) Las charlas con gente de distintos países, y conocer sus vivencias.
5) Sentir que aunque no sé sobre mañana, puedo dormir bien por el hoy.

Supongo que Quino y Allen gozan de ese humor ácido del porteño y el neoyorkino y los hace parecidos.

Cariños.

Blogmaníacos dijo...

¡Muy buena observación, Mari Carmen, lo de que puede que dentro de un rato tus 5 ya no sean los mismos!
Coincido en "escuela", "playa", "leer"...
Gracias por tu respuesta y por acordarte de "y cinco más" :))

Blogmaníacos dijo...

Joselu, ¿cuarenta kilómetros? ¡No me diga que las endorfinas no se activan hasta llegar a ese punto! Me ha dejado hecha polvo!!!

Dejando de lado eso, sus 5 cosas son tan motivadoras que me dan ganas de llevar las otras cuatro a cabo, envidiando la última y consolándome al saber que no depende enteramente de nosotros.

Anotando la película de Sorrentino.

Agradecidos saludos.

Blogmaníacos dijo...

¡Cómo se nota en sus respuesta su sobrenombre de viajero educativo, amigo Roberto! El no rendirse, el nombrar a distintos autores y de distintos países, el valorar tanto charlar con gentes diversas,... supongo que todo eso hace que pueda usted dormir tan bien hoy...

Gracias por la apreciación de la semejanza entre Quino y Allen, viniendo de un argentino tiene su valor :))

Cariñosos saludos.