viernes, 22 de julio de 2011

Jack Kerouac y la obsolescencia programada

Es curioso lo que una encuentra en sus lecturas. Hace poco se puso de moda el tema de la obsolescencia programada a raíz de este documental y su difusión por las redes sociales. Aunque algo sospechábamos (los del servicio técnico siempre dicen que ya no se hacen cosas duraderas como las de antes) nunca se nos presentó tan claro, con pruebas y documentos inéditos.
Pues resulta que leyendo yo En el camino, de Jack Kerouac, autor al que aún no había leído, tropiezo con este fragmento:
"¿No comprendes, Sal, que los estantes que se construyen hoy día se rompen con el peso de cualquier chuchería en menos de seis meses o se vienen abajo? Y lo mismo las casas, y lo mismo la ropa. Esos hijoputas han inventado unos plásticos con los que podrían hacer casas que duraran para siempre. Y neumáticos. Los americanos mueren anualmente a millares debido a neumáticos defectuosos que se calientan en la carretera y revientan. Podrían fabricar neumáticos que nunca reventaran. Y lo mismo pasa con la pasta de dientes. Hay un chicle que han inventado y no quieren que se sepa porque si lo masticas de niño no tendrás caries en toda tu vida. Y lo mismo la ropa. Pueden fabricar ropa que dure para siempre. Prefieren hacer productos baratos y así todo el mundo tiene que seguir trabajando y fichando y organizándose en siniestros sindicatos y andar dando tumbos mientras las grandes tajadas se las llevan en Washington y Moscú."


El libro se publicó en 1957, y en él ya se tenía claro que hay otras alternativas al consumo masivo y a la producción desenfrenada. No tenemos que seguir el camino del autor y recorrernos nuestro país para encontrarlas, basta con desarrollar otras formas de riqueza como dejar de consumir compulsivamente y gastar ese tiempo en cuidar amistades y ensanchar nuestro conocimiento, riquezas estas que son inagotables y sin fecha de caducidad programada.
El verano es un buen tiempo para ello ¡felices tiempos muertos llenos de lecturas!

5 comentarios:

JJ dijo...

No me esperaba esto de ti, jeje. Muy interesante. Lo comparto y envío.
Un saludo y gracias

Conchita dijo...

¿Ah, no? Y ¿por qué no?
Gracias por el comentario y la difusión.

JJ dijo...

Era una simple broma porque me sorprendió. Realmente me pareció interesante. Siempre me han atraído las personas capaces de ver las cosas antes que los demás.

Daniel Buitrago dijo...

Hola, Conchita.
Llego hasta aquí desde la página del Día del Blog. Interesantísima esa conexión entre el documental (también lo vi) y la novela. Me has despertado unas ganas enormes de leer ese libro de Kerouac. Vendré por aquí a menudo.
Un saludo.

Conchita dijo...

Hola, Daniel:
Gracias por el comentario. El libro de Kerouac no es para leerlo "de un trago"; si se deja "reposar" de vez en cuando, se aprecia mejor :)) (es mi opinió, claro).
Un placer recibir tus visitas de nuevo.
Un saludo.