viernes, 26 de enero de 2018

Soy testigo de un testigo

El título de esta entrada está tomado de un post del Blog de Javar que no deben perderse bajo ninguna circunstancia. En él se define perfectamente lo que yo soy cuando ahora me dirijo a ustedes: "testigo de un testigo republicano español en el campo de concentración nazi de Mauthausen, del hermano de mi padre en concreto". Como cuenta Javier en su entrada, dentro de poco y por motivos puramente biológicos, solo quedaremos nosotros, los que hemos conocido a los protagonistas.

Ya he escrito varias veces sobre esto en Un rotspanier en el barracón nº 6, Después de Mauthausen I, La cantera, Después de Mauthausen y otras que pueden ver aquí, así que pareciera que no hay más que añadir a lo ya contado, pero... no puedo dejarlo pasar por varias "casualidades" que me han sucedido estos días. A saber:

  • Me llegó por whatsapp este vídeo que explica paso por paso la historia de mi tío o de cómo los republicanos españoles fueron a terminar en los campos de exterminio nazis. No se lo pierdan, es muy didáctico:
  • Vi en Twitter la fabulosa entrada de Javier Arias @ventura5b razonando la necesidad y la obligación de hablar del Holocausto en primaria, cosa que he hecho siempre a lo largo de mi carrera.
  • Mañana es 27 de enero, o sea el Día Internacional para la Conmemoración a las Víctimas del Holocausto.
  • Hay una extraordinaria exposición sobre Auschwitz en Madrid hasta junio de este año.
  • Carlos Hernández, @demiguelch, otro sobrino de testigo como yo,  sigue tuiteando en nombre de su tío Antonio Hernández, @deportado4443, representando a todos los que ya no tienen voz...
  •  Javier informa de que el estudio del Holocausto está en el currículo:

Foto tomada de El blog de Javar
  • Y mi hija me sorprende con este tatuaje:

En recuerdo de José López Ruiz, preso 4703 de Mauthausen

Parece que no tenía elección, ¿no creen?

 

No hay comentarios: