sábado, 3 de noviembre de 2012

Diferencias entre la LOE y la LOMCE

A ver si encuentras la diferencia... ...entre el Preámbulo de la LOE (2006), y el Primer párrafo del Anteproyecto de la LOMCE (2012) (Ley Wert): 

 Preámbulo de la LOE (2006): “Las sociedades actuales conceden gran importancia a la educación que reciben sus jóvenes, en la convicción de que de ella dependen tanto el bienestar individual como el colectivo. La educación es el medio más adecuado para construir su personalidad, desarrollar al máximo sus capacidades, conformar su propia identidad personal y configurar su comprensión de la realidad, integrando la dimensión cognoscitiva, la afectiva y la axiológica. Para la sociedad, la educación es el medio de transmitir y, al mismo tiempo, de renovar la cultura y el acervo de conocimientos y valores que la sustentan, de extraer las máximas posibilidades de sus fuentes de riqueza, de fomentar la convivencia democrática y el respeto a las diferencias individuales, de promover la solidaridad y evitar la d iscriminación, con el objetivo fundamental de lograr la necesaria cohesión social. Además, la educación es el medio más adecuado para garantizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, responsable, libre y crítica, que resulta indispensable para la constitución de sociedades avanzadas, dinámicas y justas. Por ese motivo, una buena educación es la mayor riqueza y el principal recurso de un país y de sus ciudadanos.” 



 Primer párrafo del Anteproyecto de la LOMCE (2012) (Ley Wert): “La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía y las cotas de prosperidad de un país; su nivel educativo determina su capacidad de competir con éxito en la arena internacional y de afrontar los desafíos que se planteen en el futuro. Mejorar el nivel de los ciudadanos en el ámbito educativo supone abrirles las puertas a puestos de trabajo de alta cualificación, lo que representa una apuesta por el crecimiento económico y por conseguir ventajas competitivas en el mercado global.”

¿Encuentras alguna diferencia? Pues eso.

Visto aquí.

 

5 comentarios:

Jesús Hernández dijo...

Triste realidad económica, que no educativa, pero que no acabará ni cumpliendo sus pretendidos objetivos, pues empobrecerá a un país que lentamente se iba recuperando de un pasado de incultura con grandes bolsas de incultura y formación en el que pocas personas accedían a la educación cuyo marco no comenzó a ser general hasta 1970 y en que muy pocs personas porcentualmente hablando pasaban de estudios primarios. Pretenden volver a esa época, en la que la educación no sólo era un privilegio, sino que los resultados ern aparentemente mejores pues eran pocos los que accedía a una enseñanza secundaria.

Por eso muchas de las comparaciones e idealizaciones del pasado franquista educativo son falsas.

En realidad, los jóvenes actuales (los cuales no pueden ser englobados en un mismo saco) son los mejor preparados de la historia de este país.

Bueno, ya me enrollaste tanto, que estando pendiente de hacer otras cosas, me paro un momento para hacer un post.

Gracias por eso, por enrollarme

Blogmaníacos dijo...

Gracias a ti por dar "profundidad" a mis posts.
¡Y por la difusión1
Un abrazo.

ELENA E. MEDINA dijo...

Competitividad, competir,competitivas...
mercado,economía...
Parece que las palabras clave están claras.
Un saludo.

José Luis Castillo Chaves dijo...

Muy buen post, muy bien traído. ¡Felicidades!

Y es que Wert olvida que la economía es un medio, no un fin; que la empleabilidad o el emprendimeinto económico son objetivos de la educación, pero también lo son formación para el servicio público y darle a la gente las herramientas para que tomen las mejores decisiones posibles en su vida personal y social. Wert olvida que la principal manera de lograr competitividad es mediante la innovación y la cooperación, no mediante el abaratamiento de la mano de obra.

Wert también desconoce las limitaciones de la economía. Que se ocupa de lo escaso, no de lo abundante; lo que nos hace actuar estúpidamente hasta que logramos convertir lo abundante en escaso. Que, explícitamente (usa la eficiencia de Pareto) renuncia a repartir de forma justa los recursos y asume hacerlo de forma injusta. Que como ciencia ha fracasado a la hora de proteger bienes comunes e insustituibles (como los ecosistemas), al convertir en monetizable lo que no lo es; o despreciarlo, si no puede monetizarlo. Que su objetivo es el aumento de la producción, no el incremento de la calidad de vida. Que la economía lo ignora todo de la finalidad de lo producido y de sus costes no monetizables y sus consecuencias, pues solo se ocupa de lo que puede ser incluido en el precio.

Wert, con ese preámbulo, demuestra tres cosas. Que no sabe NADA de educación; que no sabe NADA de economía; que actúa obedeciendo a creencias mitológicas.

Nadie, en su sano juicio, fiaría todo a la economía, una ciencia limitada e incompleta, incapaz de darnos lo que necesitamos.

Hoy se conocen bien los límites de la economía. Al menos en el mundo académico, al que no pertenece Wert. Que actúa como un iluminado incapaz de reconocer su ignorancia, cegado por su soberbia.

No aguantaría ni un asalto hablando de economía, y de por qué la educación no debe subordinarse a la economía, con alguien que tenga una mínima formación al respecto.

Felicidades de nuevo. No se puede decir más, y más claro, con menos (no como yo, jejeje... ¡pero es que me ha podido la indignación!).

Blogmaníacos dijo...

Elena, para mí las palabras están clarísimas; desgraciadamente, no puede ser más claro el asunto.
Gracias por comentar.
Un abrazo.

José Luis: ¡saludable indignación la que te hace decir lo que has dicho y como lo has dicho!
Tienes toda la razón; estamos en manos de ineptos que quieren hacer inepto al pueblo que gobiernan (quiero pensar que por ineptitud y no por mala fe).
Un honor publicar tu comentario.