domingo, 1 de abril de 2012

Leemos para saber que no estamos solos

Creo que voy a dejar este libro sin terminar...
Libro del desasosiego. Pessoa, Fernando. Barcelona, 2002. Ed. Acantilado
...digamos que... me desasosiega. Hay que leerlo en pequeñas píldoras y, aún así, no consigo entenderlo del todo. No es la primera vez que me pasa con Pessoa (¡ay, ¿por qué no habré estudiado yo Literatura Contemporánea?).
Pero, ... en el apartado nº 77 del libro, vuelvo a constatar que "leemos para saber que no estamos solos". ¿O es que no habéis pensado nunca que si algunas personas supieran realmente cómo somos no nos respetarían o no serían nuestros amigos?
Quizás le dé una segunda oportunidad...
"77.
A menudo para entretenerme - porque nada entretiene tanto como las ciencias, o las cosas con forma de ciencias, usadas de manera fútil - me pongo escrupulosamente a estudiar mi psiquismo a través de la forma como lo encaran los demás. Raras veces resulta triste el placer, a veces doloroso, que esta táctica fútil me produce.
Generalmente, procuro estudiar la impresión general que causo en los otros, sacando conclusiones. En general soy una criatura con quien los otros simpatizan, con quien simpatizan, incluso, con un vago y curioso respeto. Pero ninguna simpatía violenta despierto. Nadie será conmovidamente amigo mío. Por eso tantos pueden respetarme."

2 comentarios:

Antonio dijo...

Es un libro que siempre tengo en la cabecera de mi cama. No se puede leer de golpe: hay que dosificarlo con cuidado.

Blogmaníacos dijo...

Creo que le daré esa oportunidad entonces...
Gracias, Antonio.