lunes, 26 de diciembre de 2011

"Las mujeres que leen son peligrosas"


Hace unos días me regalaron este libro. Buena gente, que me conoce bien y me quiere mucho.
Como pésima dibujante y escritora que soy, adoro estos libros que aúnan las dos artes. A los que no lo conozcáis os aclararé que trata de una selección de pinturas, dibujos, grabados y fotografías de mujeres leyendo realizados por artistas desde la Edad Media hasta el presente. El autor, Stefan Bollmann, explora la historia de la lectura femenina con una particular mirada en el detalle y en el contexto en que se produjo.
No es un libro para leer de un tirón aunque apetezca, porque nos perderíamos a causa de la voracidad lectora, perlas como ésta que acabo de encontrar:
"La falta total de movimiento corporal durante la lectura unida a la diversidad tan violenta de ideas y de sensaciones" sólo conduce, según la afirmación hecha en 1791 por el pedagogo Karl G. Bauer, a "la somnolencia, la obstrucción, la flatulencia y la oclusión de los intestinos con consecuencias bien conocidas sobre la salud sexual de ambos sexos, muy especialmente del femenino"; así pues, todo aquel que lea mucho y vea su capacidad de imaginación estimulada por la lectura tenderá también al onanismo, como acabamos de observar en el cuadro de Baudouin."
Pierre-Antoine Baudouin  La lectura, hacia 1760




Este es el famoso cuadro que Bollmann interpreta así: "El libro se ha deslizado de su mano para reunirse con los otros objetos tradicionalmente asociados al placer femenino: un pequeño perro faldero y un laúd. A propósito de semejante lecturas, Jean-Jacques Rousseau hablaba de libros que se leen sólo con una mano, y en este cuadro, la mano derecha se desliza bajo el vestido de la mujer tumbada extática sobre su sillón, los botones de su corsé abiertos, revelan claramente a qué se refería."

¡Estupefacta me he quedado!