domingo, 25 de abril de 2010

Autorretrato lector

Doña Díriga me pidió para el Día del libro un Autorretrato lector, ¡ella y sus brillantes ideas...!
Hoy ha tenido a bien publicarlo en su blog. Yo lo comparto con vosotros, agradeciéndole que me cuente entre sus secuaces y amigos(aún no tengo claro en qué categoría me incluye).

Conchita López

Soy una voraz lectora porque mi padre me contó muchos cuentos cuando era pequeña.

El pobre se dormía siempre antes de acabar y yo le daba codazos para que siguiera: yo era incansable y él era un hombre cansado...
Aún así, tenía una imaginación desbordante y la ilusión de un niño. Nunca me contó los cuentos al uso (Caperucita, Blancanieves...), los inventaba sobre la marcha, y sobre todo, los contaba "con ganas". También me llevaba al cine todos los domingos y ahí yo recibía otro tipo de cuentos, y seguía dándole codazos para que me explicara lo que decían los actores cuando no lo entendía.

Esa pasión por comprender historias me ha quedado para siempre, si bien ahora no me gusta oírlas; nadie puede sustituir a mi padre. Pero...los libros y el cine siguen nutriendo mi imaginación y dando alas ¡y qué alas! a mi rutinaria vida, que en modo alguno lo es en cuanto me puedo escapar cuando quiera a otros mundos, cuando no me gusta el que habito.

He leído mucho y muy diverso, pero casi siempre Literatura. Después de muchos años de lectora, he llegado a la conclusión de que la historia que me cuenten es lo de menos, lo que me interesa es cómo me la cuentan. Por eso, Cortázar es mi escritor favorito. Es capaz de explicarte cómo subir una escalera como si fuera un tratado de arquitectura, ingeniería y tomadura de pelo a la vez. Me gusta que me sorprendan, no tener ni idea de lo que va a pasar y cuando eso sucede con un libro, experimento una sensación de lo más placentera.

Es ese placer el que yo quiero transmitir a mis alumnos.
Siempre les digo que leer es lo mejor que pueden hacer en su vida, que no pueden dejar de leer tal o cual libro, por si cuando salen a la calle los pilla un autobús y ya no pueden hacerlo (cara de pasmados).

Siguiendo la normativa vigente, leo a mis alumnos 30 minutos TODOS LOS DÍAS. No os extrañará oírme decir que es uno de los mejores momentos de la jornada.
Disfruto viendo sus caras atentas, sus anticipaciones, sus ¡ohhhh! cuando acaba el tiempo, su evaluación final del producto y sus argumentos al respecto. Muy a menudo, cuando acabo un libro les proyecto la pelicula que se ha hecho sobre él: Charlie y la fábrica de chocolate, Las brujas, Matilda, El niño con el pijama de rayas, El pequeño vampiro... Comparar estos dos formatos, es muy enriquecedor (en realidad, lo que hago es seguir la técnica de mi padre: cuentos, cine, ¿os acordáis?).

Gasto casi toda la asignación del aula en libros y creo que el descubrimiento de la LIJ y los cursos que he hecho sobre ella, han cambiado mi forma de relacionarme con los alumnos. Yo diría que nos ha dado "complicidad". Ellos saben que a mí me gustan los mismos libros que a ellos, que me los compro para mi biblioteca personal (concepto muy interesante que les presento por primera vez en quinto de primaria y cuyo proyecto dura los dos años que los tengo conmigo), que he leído todos los que tengo en la biblioteca de aula. Eso les impone respeto, lo valoran y hacen un esfuerzo por merecer tal atención.

Un consejo, si se me permite: los libros infantiles y juveniles deben tener humor, es fundamental. Si queremos atraer lectores, la risa ayuda mucho. El miedo también es un factor muy atrayente para ellos; leámosle algo misterioso bajando las luces de la clase y el éxito está asegurado.

Pero, quizá, el factor imprescindible para obtener buenos lectores es algo tan simple como que nosotros lo seamos. Como dijo Savater en una conferencia en Orihuela a la que asistí hace algún tiempo " a los maestros se les supone el amor a la lectura, como a los soldados el valor".
Quiero suponer que esto es así en la mayoría de los casos.

Escrito a petición de Doña Díriga, con la que comparto a Federico y a alguna de nuestras otras "madres".

También "ha dado cuenta" de otra entrada anterior aquí.


viernes, 23 de abril de 2010

jueves, 15 de abril de 2010

Regalo de Lamunix

Tengo una amiga muy amiga en la red. Se trata de Ana Municio, Lamunix para sus amigos digitales, que se define como mamá, profe, probando web 2.0., fotógrafa, ... Ella es la que me ha mandado por Twitter esta foto que ha hecho, pensando que me gustaría para Bibliofagia. ¡Pues sí, me gusta, me gusta mucho, y aún me gusta más que hayas pensado en mí y me la hayas mandado!
¡Gracias, Ana, Lamunix, amiga, mamá, profe, fotógrafa ...!
Os dejo con mi regalo y el enlace a su página en Panoramio.



martes, 6 de abril de 2010

"Manual del guerrero de la luz"

Estoy leyendo este libro de Paulo Coelho:

Manual del guerrero de la luz. Paulo Coelho. Planeta. Barcelona, 1997.

En una próxima entrada de Blogmaníacos sabréis porqué.
El caso es que por diferentes razones, hoy me apetece compartir con vosotros este capítulo:
"En el intervalo del combate, el guerrero descansa.
Muchas veces pasa días sin hacer nada, porque su corazón se lo exige; pero su intuición permanece alerta. Él no comete el pecado capital de la Pereza, porque sabe adónde puede conducir ésta: a la sensación tibia de las tardes de domingo, cuando el tiempo pasa ... y nada más.
El guerrero llama a esto "paz de cementerio". Se acuerda de un fragmento del Apocalipsis: "Te maldigo porque no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Pero como eres tibio, yo te vomitaré de mi boca."
Un guerrero descansa y ríe. Pero está siempre atento."
(El subrayado es mío)

¿Te apetece tener "paz de cementerio"?