jueves, 17 de noviembre de 2011

Por mi cumpleaños...

Hoy ha sido mi cumpleaños. He recibido muchas muestras de afecto de mis alumnos (que no sé cómo han podido sonsacármelo), de mis familiares, de mis amigos...hasta Ismael, el conserje me ha hecho un regalo precioso, sin saberlo, que mañana os enseñaré en mi blog de aula.
Pero el que quiero compartir aquí y ahora con vosotros es de otra categoría. Me lo ha hecho llegar hoy mi familia porque yo se lo pedí en cuanto supe de su existencia. Se trata de un poema escrito el día antes de su muerte por un cristiano de fe imbatible. La que a mí me gustaría tener. La que envidio en las personas que no tienen dudas, que se entregan sin reservas, que mantienen su pureza de alma y convicciones hasta el final.
Sus hijas, mis primas, me lo han mandado sabiendo que, aunque soy como soy, lo recojo como un gran tesoro. ¡Dichosos los que llegan a las puertas de la muerte con tal paz de espíritu, y saben contarlo además con tal belleza!



Maestro y Jefe Jesús: ¿me habías llamado?
No te he oído muy bien, mas por si acaso
aquí me tienes, sin temblarme el paso.
Siempre que Tú me llames, yo a tu lado.
Ya lo ves, tan tranquilo y confiado
como tu hijo más limpio de pecado.
¿Que cómo puedo presentarme así,
no muy llenas las manos...?
¿Pero no somos, Señor, Tú y yo ya hermanos?
¡Qué bueno que lo supe y que te vi!
Yo sé que me amas mucho, que eres Dios.
¡Nos sobra santidad para los dos
con esa que, yo sé, te sobra a Ti!

14 comentarios:

Silvia Gongo dijo...

El poema me ha llegado, Conchita. Es precioso, gracias a ti por hacernos regalos a tus lectores en tu propio compleaños. ¡Felicidades!

Conchita dijo...

Gracias. Silvia. Es de una persona a la que quería y admiraba mucho, y que escribía como los "ángeles" ¿verdad?
Un beso.

JJ dijo...

Y yo con estos pelos, jeje. Sin enterarme.
Lo mío no son las fechas, pero sí el alegrarme por mis amigos/as.

Enhorabuena por haber vivido un año más y ¡vaya que año!
Un fuerte abrazo
Your friend
Jesús

Conchita dijo...

Gracias, my friend!
No ha sido un mal año, no, básicamente porque la compañía ha sido inmejorable.
Un abrazo.

Lamunix dijo...

Amiga! Y yo tan simple escribiendo te un mail de vanidades y es tu cumple!
Felicidaaaaaaaaaaaaaaaaaaaades!
Que buen año hemos pasado juntas, y que lo celebremos muchos mas.

Conchita dijo...

Ana, tu mail contiene de todo menos vanidades!
Lo que sí es cierto que hemos pasado un año buenísimo juntas porque ¡por fin nos conocimos! y después de eso seguimos trabajando como siempre lo hemos hecho, codo con codo, jajaja.
Gracias por la felicitación.
Un beso.

Charo dijo...

Muchas felicidades. Que cumplas muchos más y que no se te note. Que mantengas ese espíritu ganador de amigos, de éxitos y de todo aquello que te propongas. Un beso muy fuerte.

Conchita dijo...

Gracias, Charo; a veces me parece que nos conociéramos de toda la vida, ¡y sólo nos hemos visto una vez!
Te agradezco la felicitación.
Un beso.

Carlota Bloom dijo...

Acabo de enterarme revisando el "reader" que ha sido tu cumple. No quiero dejar pasar la ocasión de felicitarte por eso y por los hermosos regalos que veo has recibido. ¡Un beso!

Conchita dijo...

Gracias, "Carlota". Es un placer siempre recibirte por aquí.
Muchos besos.

Nausícaa dijo...

Precisamente por eso, porque eres como eres, te queremos tanto y te querían más aún los que nos ven desde arriba, el autor del poema y tus orgullosísimos padres. Nosotras te damos las gracias por ser nuestra guía en muchas cosas en estos "veinticinco años y pico".

Conchita dijo...

Gracias, primas, chicas, hermanas, amigas...pero ¿quién ha sido guía de quién? eso habría que discutirlo... a poder ser, pronto, cara a cara, y alrededor de una mesa camilla y un café (descafeinado, en mi caso; muy cargado, en el tuyo).
Besos.

Glaukopis dijo...

Susscribo, como deber ser, lo dicho por mi hermana mayor Nausicaa y planto un par de besos virtuales en mi otra hermana mayor Conchita. No digo más porque se me saltan las lágrimas, tu sabes...

Conchita dijo...

¡Nunca fuera hija única de primas tan bien servida! que diría Cervantes si conociera el caso.
Besos, besos, besos.