domingo, 2 de mayo de 2010

Para Julia...

Hoy es el primer día de la madre en el que no tengo a mi lado a la mía. Ya sé que estos días son más comerciales que otra cosa, pero no puedo evitar sentir un poco más el vacío.
Vi esta imagen aquí y la dejo como homenaje a todas las madres que cuidan de sus hijos hasta que exhalan el último suspiro, como la mía hizo conmigo. Aun estando ya muy enferma, su mirada me lo decía todo...
Besos, madre.

Ilustración de Julie-Ann Bowden

9 comentarios:

JJ dijo...

Recuerdo como a través de tu madre fuimos construyendo nuestra amistad. Después supiste de su madre. Y, por último, de la mía. La de ella vive un sueño despierta, quizás lo mejor, dado el cariño que le tenía.

Gracias Conchita por tocar teclas que no todo el mundo sabe convertir en melodías cargadas de elisas...

Conchita dijo...

Es verdad, JJ, nuestra amistad la hicieron las madres. Creo que no puede haber mejores cimientos.
Gracias.

elizana dijo...

Es preciosa la imagen y el homenaje que rindes a tu mamá.
Un abrazo.

Mi colegio Adán del Castillo dijo...

Hola Conchita, te entiendo perfectamente, éste es mi primer año sin mi abuelita, que es como una segunda madre y ciertamente se siente más ese vacío por mucho que sepamos que es un día comercial.

Mi abuelita el día de su funeral, nos dejó la canción que está puesta en el blog del cole, ella y sus detalles, hasta ese último detalle tuvo con nosotros, entra...Te gustará.

Un abrazote

Noemí

Julia dijo...

No existen palabras capaces de llenar un vacío tan enorme. Te mando mi cariño.

Conchita dijo...

Gracias, Elizana, Noemí, Julia...
Me llega vuestro calor a través de los comentarios.
Si tenéis madre todavía, cuidadla, cuidadla mucho.
Besos.

Raquel dijo...

Preciosa la imagen, preciosas tus palabras y precioso el sentimiento que irradian.
Mucho ánimo y mucha fuerza.

Emma dijo...

El domingo nos acordamos mucho de ti, aunque con el ajetreo el día se nos fue en un suspiro. Nosotras somos testigo de lo que dices, hasta su último suspiro. Besos

Mª Amada dijo...

Ya sé que llego tarde, pero hay momentos en que el tiempo no cuenta. Yo también añado unos cuantos besos a ese montón tuyo. Porque ella los merece (ahora y siempre) y porque también nosotras la echamos de menos. Tu madre ES mucha madre.