martes, 10 de febrero de 2009

Un San Valentín alternativo

Otro San Valentín es posible. Lee este artículo publicado en http://www.canalsolidario.org/web/noticias/noticia y lo comprobarás.
Depender menos del dinero y las convenciones para disfrutar de una Día de los Enamorados 'alternativo' no es tan difícil.

Saca tu creatividad, trabaja en equipo y... ¡disfruta!

Aquí te proponemos un serie de ideas para ayudarte a preparar un San Valentín más libre, justo y responsable:


  • ¿Qué te parece convertirte por San Valentín en donante de corazones? Y quién dice de corazones, dice de órganos, de médula espinal o de sangre. En la web de la Organización Nacional de Transplantes encontrarás toda la información. Recuerda que es gratis y un acto de amor muy grande hacia una persona desconocida sin importar sexo, edad ni origen.

  • ¿Y aprender un poco de masajes para poder regalar ese placer a quién tu quieras: pareja, amistades, familia..?

  • ¿Qué tal plantar hierbas aromáticas o verduras en el balcón en lugar de regalar un ramo de rosas que no va a durar más que pocos días?
    Si quieres demostrar un amor duradero, ¿te parece buena idea regalar rosas que van a morir en pocos días? ¡Sé original y ecológico! Y si te atreves incluso puedes poner en marcha una acción de jardinería de guerrilla.

  • Palabras de amor... sencillas y tiernas... Una nota en el lugar menos esperado, un sms divertido, un email tierno, las posibilidades son infinitas. Y si quieres algo más elaborado, ¿qué tal enviar a tu pareja un auténtico cartero del amor?

  • ¿Qué tal aprovechar este día para pedir que se cambie la definición del 'matrimonio'? El Instituto de Estudios Catalanes ya ha cambiado la definición de 'matrimonio' del diccionario. Pasará de ser "unión legítima entre un hombre y una mujer" a "unión legítima entre dos personas que se comprometen a llevar una vida en común establecida mediante ritos o formalidades legales". La Real Academia de la Lengua Española, en cambio, sigue utilizando la primera definición. Teniendo en cuenta la nueva situación real y la nueva legislación es procedente realizar este cambio hacia un lenguaje más inclusivo. Así que ¡reivindícalo!

  • Arreglar y dejar apunto la bici de tu pareja o regalarle un abono para que pueda usar el transporte público son otras bonitas y sostenibles ideas. Le estarás regalando la posibilidad de vivir en una ciudad más habitable y de olvidarse del estrés del tráfico.

  • Viajar sí, pero con criterio. ¿Has pensado en regalarle a tu pareja un viaje? ¿Y por qué no te planteas viajar de forma más justa y sostenible? Consulta las noticias publicadas en CanalSolidario.org relaciondas con el turismo responsable para conocer más ideas y propuestas.

  • Tour casero. ¿Y por qué no más cerca? No hace falta irse lejos para disfrutar de una excursión divertida. A la luz de la luna o pertechados con una guía y a plena luz del día. Seguro que cada día pasas por un montón de sitios hermosos e importantes a los que ni siquiera les haces caso. ¿Qué te parece convertirte en guía cultural para tu pareja y organizarle un recorrido especial por vuestra ciudad o pueblo? Sólo tienes que estudiarte la historia de algunos edificios y monumentos y disfrutar callejeando por rincones que seguro que os sorprenderán.


  • ¿En el amor todo vale? Puedes preparar una serie de vales con o sin caducidad para sorprender a tu pareja. "Vale para un masaje de pies", "vale para un paseo en el parque", "vale por una cena romántica"...

  • Yo me lo guiso yo me lo como. Los regalos hechos por nosotros mismos siempre suelen ser una buena opción. Suelen hacer más ilusión porque son más especiales y además se valora el esfuerzo invertido en crearlos. La variedad de cosas que podemos hacer nosotros mismos con un poco de habilidad y muy poco dinero es infinita: desde jabones, a yogures, galletas, complementos... ¡No te cortes!

  • Y si finalmente te decides por comprar algo recuerda acudir a empresas alternativas, productos ecológicos o artesanos, cooperativas, pequeños comercios locales, mercados municipales o tiendas de barrio. ¡Los centros comerciales y las multinacionales no son románticas!

    ¿Qué PueDo HaCer yo?